Tasa Tobin: un nuevo impuesto para los clientes bancarios

Diez de los países de la zona euro van a aplicar la Tasa Tobin o Impuesto sobre las transacciones financieras, con el objetivo de lograr estabilidad. 
 

Tasa Tobin: un nuevo impuesto para los clientes bancarios
Qué es la Tasa Tobin y cómo afecta a la economía


El pasado mes de octubre de 2016 la Unión Europea anunció la implantación del Impuesto sobre las transacciones financieras (ITF), también conocido comúnmente como Tasa Tobin, pudiendo ascender al 0,1% del valor de cada acción y al 0,01% sobre las viviendas.

Esta medida será llevada a cabo por diez países de la zona euro, en concreto por Alemania, Francia, Bélgica, Italia, España, Portugal, Grecia, Austria, Eslovenia y Eslovaquia.

Según las palabras del comisario europeo de Economía Moscovici, con el dinero recaudado se puede invertir en el desarrollo o la lucha contra el cambio climático. En Francia acaban de elevarla al 0,3%.

Pero, ¿qué es la Tasa Tobin o cómo puede afectar al ciudadano?


Recuperando la Tasa Tobin


¿En qué consiste?

Podemos definir la denominada Tasa Tobin como una tasa sobre las transacciones financieras. De esta manera, todo movimiento financiero relacionado con contratos sobre derivados financieros o bienes de compraventa de bonos está sujeto a una comisión o impuesto.

El objetivo es amortiguar las bruscas fluctuaciones del mercado, evitando la especulación sobre las divisas, en aras de una mayor estabilidad en las finanzas internacionales. 


¿Por qué se le llama Tasa Tobin?

La idea surge del reconocido economista James Tobin, premio Nobel en 1981, quien propuso en 1971 un modelo de tasa sobre las transacciones en divisas para evitar la volatilidad del mercado internacional.

Este concepto evolucionó hacia un Impuesto sobre las transacciones financieras, denominado comúnmente como Tasa Tobin, aunque no era exactamente lo que propuso el economista en un principio.

El enfoque cambia, por tanto, en la década de los años noventa del pasado siglo, debido a la crisis económica del momento y al movimiento antiglobalización, siendo los objetivos defender la democracia y destinar lo recaudado en la comunidad internacional.

Por este motivo, la Tasa Tobin en varios países como Alemania, Gran Bretaña, Francia o España se empezó a denominar Tasa Robin Hood o Impuesto contra la pobreza. 


¿Cómo afectaría a nuestra economía?

En la teoría, esta medida de financiación sería positiva, pudiendo utilizar ese dinero con fines sociales. Pero en la práctica, el cliente es quien sale menos beneficiado.

Aunque no se le aplicarían estas comisiones directamente, lo notaría en la rentabilidad que la entidad financiera podría cobrarse del dinero que generan los fondos de inversión o planes de pensiones que haya contratado.

A nivel macroeconómico, las grandes operaciones financieras pueden cambiar el destino de los países hacia otros donde no se aplique esta medida.

Por todo ello, la Tasa Tobin requiere de un control y un seguimiento efectivo para que se lleve a cabo de una manera adecuada. 


También te puede interesar:
 

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados