¿Tarjeta de crédito o tarjeta de débito? Qué debo elegir

Si eres capaz de gastar con el control suficiente como para devolver tus deudas mes a mes, lo mejor es elegir una tarjeta de crédito y disfrutar de sus prestaciones (pago aplazado ocasional, seguros, promociones, etc.), si por el contrario, crees que no puedes controlar el gasto mensual, lo mejor será elegir una tarjeta de débito.

¿Tarjeta de crédito o tarjeta de débito? Qué debo elegir
Diferencias entre tarjeta de crédito y de débito

Hoy por hoy no vemos una vida sin tarjetas, una vez que estamos acostumbradas a hacer uso día a día de cualquiera de las tarjetas que nuestro banco y/o caja nos facilita para hacer compras o disponer de efectivo en cajeros automáticos, cometiendo la mayoría de las veces el error de confundir sus conceptos y las diferencias entre la tarjeta de crédito y de débito. 

Por eso, antes de decidir cuál es mejor para cada caso concreto, si la tarjeta de crédito o de débito, lo primordial es tener claras las diferencias entre ambas opciones. La diferencia básica y principal es muy sencilla: la tarjeta de crédito es un medio de financiación y la tarjeta de débito es un simple medio de pago, dicho de otra manera, las tarjetas de crédito permiten disponer de dinero sin necesidad de tenerlo en ninguna cuenta, mientras que para disponer de dinero con una tarjeta de débito si que tendrás que disponer de dinero en tu cuenta.

 

Así siendo, la tarjeta de crédito nos puede llevar a contraer una deuda, con los costes y riesgos que eso conlleva, mientras que la tarjeta de débito simplemente nos ahorra llevar encima un efectivo que tenemos en nuestra cuenta corriente, sin riesgos y sin contraer deudas. Sin embargo, una tarjeta de débito tiene menos prestaciones que una tarjeta de crédito.

De esta forma, si eres capaz de gastar con el control suficiente como para devolver tus deudas mes a mes, lo mejor es elegir una tarjeta de crédito y disfrutar de sus prestaciones (pago aplazado ocasional, seguros, promociones, etc.), si por el contrario, crees que no puedes controlar el gasto mensual, lo mejor será elegir una tarjeta de débito. 

 

Por tanto, la elección depende definitivamente de ti. Si crees que con acceso al grifo de la financiación podrías meterte en problemas, quédate con tu tarjeta de débito. Si, de lo contrario, consideras que podrías manejarte con seguridad con una tarjeta de crédito hazte con la de crédito, de cualquiera de las maneras, podrás solicitar aquella que mejor se adapte a tus posibilidades y deseos, de forma directa, simple y sin compromiso a través de nuestro simulador

 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados