Con mi tarjeta de crédito caducada ¿qué debo hacer?

El dinero de plástico es imprescindible hoy en día para cualquier economía, sin embargo hay que controlar que no esté la tarjeta de crédito caducada.

Con mi tarjeta de crédito caducada ¿qué debo hacer?
Entre 2 y 4 semanas antes del vencimiento suelen enviar la nueva

Llevar siempre encima dinero en metálico es lo normal. Aunque sea sólo un poco. Sin embargo, hay personas que jamás lo llevan, bien porque les dura un suspiro o bien porque no lo tienen. Son de las que prefieren ir pagando con tarjeta de crédito y afrontando el cargo al mes siguiente. Lo que tienen que estar pendientes es de que no esté su tarjeta de crédito caducada.

Normalmente, antes de su vencimientos, entre dos y cuatro semanas antes, la entidad emisora suelen enviar la nueva tarjeta. Aunque esto es lo habitual, es bueno estar al tanto del vencimiento y ponerse en contacto con la entidad si no nos han enviado la nueva.

Qué hacer cuando tenemos la tarjeta de crédito caducada

Las fechas de vencimiento aparecen en el anverso o parte delantera de la tarjeta. Con ella nos indica el mes y año en el que nuestra tarjeta deja de tener utilidad. Puede ocurrir que con el uso la banda magnética se deteriore o el plástico se rompa. Ante esta situación habrá que ponerse en contacto con la entidad emisora para que nos la cambien.

Si no nos envían la tarjeta directamente puede que ser que nuestro banco nos envíe una carta consultándonos si queremos renovar la tarjeta o cambiar a una diferente.

En el caso de tener la tarjeta de crédito caducada cuando vamos a ir fuera de la ciudad o país, deberemos ponernos en contacto antes con la entidad emisora para evitar tener algún posible problema de liquidez.

A la hora de renovar una tarjeta de crédito caducada también tendremos que ver que las tasas de interés son las mismas que teníamos contratadas, así como el interés por la mora en el pago.

Cuando nos llega la nueva tarjeta tendremos que ponernos en contacto con nuestro banco, con el departamento que expresamente se dedica a ello para que nos la activen. Además, la vieja tarjeta de crédito caducada deberemos cortarla con la tijeras, para mantener evitar que la información de la antigua tarjeta puede llegar a ser utilizada por alguien u obtener información de ella.

También hay que recordar que las entidades bancarias y financieras aprovechan el cambio de tarjeta de crédito caducada para ofrecer nuevos productos a sus clientes. Es el precio que hay que pagar por la actualización. Y bueno, nunca se sabe pues igual nos ofrecen el producto que justo en ese momento más nos puede interesar.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados