Tarifa de discriminación horaria, ¿qué es y cuánto puedo ahorrar?

Si queremos ahorrar dinero en nuestra factura de la luz y el tercio de nuestro consumo lo hacemos por la noche o a primera hora de la mañana es mejor contratar la tarifa de discriminación horaria

Tarifa de discriminación horaria, ¿qué es y cuánto puedo ahorrar?
Para contratarla hay que tener la tarifa de último recurso (potencia menor a 10 kW)

Muchas personas no estamos en casa durante la mayor parte del día, así que no encendemos la luz, hacemos la colada ni ponemos el lavavajillas hasta que es de noche. Y sin embargo tenemos la tarifa de la luz general en vez de contratar la tarifa de discriminación horaria.

Si queremos ahorrar dinero en nuestra factura de la luz y el tercio de nuestro consumo se concentra en el periodo valle (de 22 a 12 horas en invierno y de 23 a 13 horas en verano) es mejor contratar la tarifa de discriminación horaria. Eso sí, asegúrate de que el consumo durante las horas centrales del día sea muy pequeño, ya que el precio se dispararía.

 

Qué es la tarifa de discriminación horaria

Para entender un poco mejor qué es la tarifa de discriminación horaria empezaremos diciendo que es aquella que divide las horas del día en diferentes tramos y el precio varía en función de la energía eléctrica que se consuma en cada tramo horario. Ha venido a sustituir a la antigua tarifa nocturna y cuenta con dos características específicas:

1. Pueden acogerse a ella todos aquellos clientes que tengan contratada la tarifa de último recurso (TUR), es decir, quienes tengan contratada una potencia inferior a 10 kW.

2. Los tramos se dividen en periodo valle y periodo punta. Durante el periodo valle la luz es mucho más barata. Este tramo va desde las 22 a las 12 horas en invierno y de 23 a 13 horas en verano. El resto de horas del día quedarían comprendidas en el periodo punta, que es cuando hay que tener cuidado porque el precio de la luz es mucho más caro.

 tarifa-de-discriminacion-de-horarios1


Pros y contras de la tarifa de discriminación horaria

Por tanto, la tarifa de discriminación horaria tiene la ventaja de que la factura de la luz se reduce considerablemente para aquellas familias que utilizan los electrodomésticos que más gastan por la noche o a primera hora de la mañana (un 62% menos). También es ideal para quienes cuenten con sistemas de acumulación de energía. Y si te arrepientes no pasa nada, siempre puedes volver a contratar la tarifa general.

Pero, siempre hay un pero, hay que tener en cuenta que el precio de la luz durante las horas centrales del día es mucho más caro (un 18%). Así que tenemos que estar muy seguros de que no vamos a planchar, a encender el horno ni a poner la lavadora, el lavavajillas o el aire acondicionado entre las 12 del mediodía (o la 1 en verano) y las 10 de la noche (o las 11 en verano). Aparte de esto, hay que asegurarse de que el contador que tenemos instado permite discriminar entre las horas a las cuales se hace el consumo. De no ser así, habría que cambiarlo.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados