Sopa de ajo, una receta muy fácil y rápida de preparar

La receta original de la sopa de ajo solo llevaba ajo, pan duro, agua, sal y aceite. Pero nosotros añadiremos un toque especial.

Sopa de ajo, una receta muy fácil y rápida de preparar
El agua debe estar a temperatura ambiente para que absorba todos los sabores

La sopa de ajo es de esos platos que se suponen humildes pero que están arraigados en nuestra gastronomía. Nunca ingredientes tan sencillos dieron como resultado una receta tan sabrosa. Además podemos aprovechar el pan del día anterior.

La sopa de ajo tiene sus orígenes en León y se hizo muy popular entre los campesinos de nuestro país porque los hacía entrar en calor por muy poco dinero.

Ingredientes de la sopa de ajo

Aunque la receta original solo llevaba ajo, pan duro, agua, sal y aceite, nosotros le vamos a añadir algún ingrediente extra que le aportará algo más de sabor. Para 4 personas necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 10 dientes de ajo
  • 1 trozo de pan duro (250 gramos aproximadamente)
  • 4 lonchas de jamón serrano
  • 4 huevos
  • 8 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 1 cucharada pequeña de pimentón dulce
  • 6 vasos de caldo de pollo o de agua
  • Sal (al gusto)
  • Pimienta negra (al gusto)


Elaboración de la sopa de ajo

Lo primero que haremos será pelar el ajo y cortarlo en rodajas. El pan también lo cortaremos en rebanadas muy finas y el jamón serrano lo cortamos en tiras pequeñas. Una vez lo tenemos todo preparado, seguiremos los siguientes pasos:

1. Ponemos a calentar el aceite en una cazuela, a fuego medio. Echamos los ajos y cuando comiencen a dorarse los retiramos. Reservamos.

2. Subimos el fuego y añadimos el pan. Tostamos por los dos lados y apartamos la cazuela del fuego.

3. Agregamos el pimentón, removemos y vertemos el caldo de pollo. Si no tenemos podemos sustituirlo por agua. Es importante que el líquido que utilicemos esté a temperatura ambiente para que absorba mejor todos los sabores de los ingredientes de la sopa de ajo.

4. Volvemos a colocar la cazuela en el fuego, a temperatura media, y volvemos a echar los ajos que teníamos reservados junto con las tiras de jamón serrano y una pizca de pimienta negra. Cocinamos durante 20 minutos.

5. Una vez transcurrido ese tiempo probamos y rectificamos de sal. Cuando ya esté a nuestro gusto subimos el fuego y ponemos la sopa a ebullición. Es importante salar al final, ya que el jamón aporta sal, al igual que el caldo de pollo.

6. Cuando la sopa esté hirviendo es el momento de echar los huevos. Los iremos cascando y añadiendo uno por uno para que el calor de la sopa los vaya cuajando. Dejamos cocinar unos 5 minutos. Sabremos que los huevos están listos porque la clara se volverá blanca.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados