¿Qué es la sonda lambda y como funciona?

Hay una pieza de tu coche muy importante de la que poco se escucha hablar: la sonda lambda. Una pieza pequeña, pero determinante.

¿Qué es la sonda lambda y como funciona?
Una pieza del coche que muchos no conocen

Tu coche, por muy antiguo y simple que sea, este hecho de miles de piezas. Mientras algunas son grandes y fáciles de identificar, otras pequeñas son igual de importantes por el trabajo que hacen. Una de esas piezas es la sonda lambda.

Se trata de una de un pequeño sensor que se ubica en el conducto de escape (uno de los dos que existe en la tapa de los cilindros). El Volvo 240, que empezó su producción en 1974, fue el primer coche en utilizar esta pequeña pero importante pieza.

A continuación, te contaremos al detalle qué es, por qué es tan importante y cuándo se debe cambiar.

¿Qué es una sonda lambda?

Ya te contamos que la sonda lambda es un pequeño sensor que se encuentra en el conducto de escape, pero aún faltan cosas por decir.

La función de esta pieza es la de informar a la caja de control del motor sobre la cantidad de gas de escape que se produce como resultado del proceso de combustión. Con esa información, la caja de control del motor deduce la cantidad de combustible que debe inyectarse a los cilindros.

Según la normativa actual, son dos las sondas que deben colocarse. La segunda se debe colocar justo después del catalizador y su principal función es la de verificar los resultados y el funcionamiento de la primera.

¿Por qué la sonda lambda es tan importante?

Esta pequeña pieza juega un papel fundamente en la creación de una correcta relación entre aire y combustible, lo que reduce el consumo del coche y las emisiones tóxicas del mismo. En el mundo de hoy, donde las regulaciones ambientales son cada vez un tema más sensible, esta pieza juega un papel fundamental.

¿Qué consecuencias trae una sonda deteriorada?

Con lo que te hemos mencionado hasta ahora, no resulta demasiado difícil suponer lo que le puede pasar a tu coche si la sonda lambda no hace su trabajo: se descompensa la relación de aire y combustible, se gasta combustible de más y aumentan las emisiones. Un coche en esas condiciones te hace gastar más dinero, tiene una vida útil más corta y nunca pasaría una ITV.

¿Cuándo se debe cambiar la sonda lambda?

Una sonda lambda puede tener una vida útil de entre 150 y 160 mil kilómetros, pero esto no se da en todos los casos. Hay indicios claros de que es momento de cambiarla, los siguientes:

  • Al motor le falta potencia.
  • Consume demasiado combustible.
  • La luz amarilla del motor se enciende.
  • El coche emite humo negro.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados