¿Son el jamón asado y el lacón exactamente lo mismo? Mira esta receta

¿Son el jamón asado y el lacón exactamente lo mismo? Mira esta receta y lo que es mejor, prepárala.

¿Son el jamón asado y el lacón exactamente lo mismo? Mira esta receta
Lacón es una palabra gallega referida a las patas delanteras del cerdo

A menudo ambos términos llevan a la confusión, pero el jamón asado y el lacón no son lo mismo. Están bien diferenciados. El jamón asado no es más que la pata deshuesada del cerdo que se asa en el horno y presentado luego cortado en filetes finos. Un jamón al horno, vamos. El lacón, en cambio, es jamón cocido procedente de las patas delanteras del cerdo. 

Sin embargo, un error más lógico puede surgir entre el jamón cocido, como el jamón de york o el jamón dulce, y el lacón. Tienen un aspecto muy similar que pueden llevar a la confusión.

Cuando tenemos delante de nosotros una bandeja con jamón cocido o lacón, pensamos que es lo mismo, ya que comemos con la vista y no nos paramos a entrar en detalles. Desde luego, sabrosos son los dos, qué duda cabe. Sin embargo, no son iguales.

Existen unas pequeñas diferencias entre ambos, aunque los dos provienen del cerdo, de razas blancas. El jamón cocido puede venir de las extremidades anteriores o posteriores, mientras que el lacón tan sólo puede proceder de las anteriores. Estas son conocidas cada una generalmente como brazuelo. El lacón es oreado, es decir secado al aire, tras estar primero en salazón, y luego lavado y asentado. El jamón cocido se consigue con un tratamiento de calor que a veces se aplica también al lacón, y de ahí de ahí viene parte de su similitud. 

Una vez que tenemos claro que el jamón asado o jamón al horno y el lacón no son lo mismo, vamos a ver una sabrosa receta, en este caso de jamón asado, la cual conseguirá que no dejemos nada en el plato. 

 

Preparara esta receta de Jamón asado 


 

Jamón asado en el horno  (4 personas)


Ingredientes
 
  • Jamón fresco
  • 4 Dientes de ajo
  • 2 Cucharadas de azúcar moreno
  • 2 Cucharadas de tomate
  • 1 Cucharada de miel
  • 1 Cucharada de aceite
  • 2 Cucharadas de kétchup
  • Orégano, sal y pimienta
  • Vino blanco
  • Mantequilla

Elaboración
 
  1. Engrasamos con aceite la bandeja del horno. Atamos el jamón para que mantenga la forma.
  2. Con una jeringuilla inyectamos vino blanco en el jamón.
  3. Con el horno precalentado a 190 grados, lo dejamos hacer una hora. Cuando ésta termine lo dejamos 15 minutos más a 200 grados, para que quede tostatillo por todos los lados. 
  4. Hacemos la salsa. Para ello calentamos mantequilla y doramos en ella 4 dientes de ajo que hemos picado previamente. Le añadimos dos cucharadas de azúcar moreno; dos cucharadas de salsa de tomate y las de kétchup; una cucharada de miel; orégano, sal, pimienta, y un chorreoncito de vino blanco para darle alegría. 
  5. Dejamos la salsa en el fuego hasta que hierva, cuidando de que no se queme, y la dejamos reducir. Una vez frío el jamón lo cortamos en lonchas y colocamos en una olla. Vertemos la salsa sobre las lonchas. Esperamos que hierva 5 minutos y servimos con guarnición de patatas, ya sean fritas o en puré. 


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados