¿Sociedad o persona física? ¿Que me conviene más para emprender?

¿Estás pensando en emprender y no sabes si a tu nuevo negocio le conviene más una sociedad o una persona física? A continuación te damos todas las claves para que te decantes por la opción más acertada.

¿Sociedad o persona física? ¿Que me conviene más para emprender?
Descubre qué le conviene más a tu nueva empresa

Si estás pensando en emprender y deseas abrir un nuevo negocio, quizás ya te hayas preguntado qué te interesa más: ¿sociedad o persona física?

La verdad es que todo depende de distintos factores como la actividad que vaya a realizar en la empresa, la inversión, los beneficios previstos, la financiación o el número de personas que van a formar parte del negocio.

Tanto la sociedad como la persona física cuentan con sus ventajas e inconvenientes propios, ya que son totalmente diferentes entre sí. Sin embargo, existen tres factores clave que te podrán ayudar a facilitar la elección entre la sociedad y la persona física.

¿Sociedad o persona física?: Descubre qué te conviene más


Consideraciones previas a tener en cuenta

Cuando se habla de crear un negocio entre varias personas lo indicado es crear una sociedad mercantil. De este modo, se evitarán posibles problemas legales con el fisco.

3 elementos determinantes para elegir entre sociedad y persona física


  • Limitación de la responsabilidad: Dentro de las sociedades mercantiles, son las propias entidades quienes deberán responder a las deudas y obligaciones con sus propios bienes (solo en determinados casos pueden recaer sobre los administradores). Sin embargo, si se tratase de una persona física, esta limitación deja de existir, ya que sería el propio empresario el que debería responder a las deudas y obligaciones de su negocio con sus propios bienes.

  • Progresividad en el tipo de gravamen: En el impuesto de sociedades es fijo, mientras que en el IRPF de las personas físicas cambia de forma progresiva según aumenten los beneficios. Es decir, las sociedades, independientemente de sus beneficios, siempre tendrán que pagar el mismo tipo impositivo, el cual se sitúa en el 25%. Sin embargo, para las personas físicas, el tipo impositivo en el IRPF cambia según los beneficios obtenidos, de tal modo que en los primeros 20.000 euros se aplica el 20%, en los siguientes 15.000 euros al 25% y en los siguientes 15.000 al 35%.

  • Gastos: Crear una sociedad siempre conlleva más gastos en comparación con el empresario individual. Ya que las sociedades deben inscribirse dentro del registro mercantil, acto que es sinónimo de gastos de notaría y registro. Del mismo modo, si existiese algún tipo de modificación en los elementos de la sociedad posterior a la creación de esta, también sería necesario hacer frente a todos esos gastos. Por otra parte, las sociedades llevan una contabilidad mucho más compleja que la de las personas físicas, por lo que también deberán atender a estos pagos.




    También te puede interesar:
  • Voy a crear una nueva empresa, pero ¿qué forma jurídica me conviene?
  • Quiero crear una empresa ¿qué impuestos tengo que pagar?
  • ¿Qué necesito para emprender un negocio desde cero?
  • ¿Qué es realmente emprender? Definición y consejos para novatos

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados