Síntomas de los frenos dañados: aprende a reconocerlos

Todo conductor debe tener la capacidad de reconocer los síntomas de los frenos dañados para no correr peligro al conducir.

Síntomas de los frenos dañados: aprende a reconocerlos
Poder frenar con seguridad es un vital en la carretera

Cuando se habla de seguridad al volante, podemos decir que no hay nada más importante que conducir con unos frenos que funcionen.

Para no correr peligro al conducir es importante hacer un mantenimiento preventivo de vez en cuando, pero también debemos conocer cuáles son los síntomas de los frenos dañados. Una avería puede llegar en cualquier momento, y el más mínimo aviso que te pueda dar tu coche debe ser suficiente para llevarlo rápidamente al mecánico.

¿Quieres saber cómo reconocer esos avisos? Hoy te contamos todas las señales de que algo no anda bien, desde las más obvias hasta las más sutiles. Desde ahora, podrás reconocerlas con más facilidad.

Los 8 síntomas de los frenos dañados que no debes ignorar


Problemas con el pedal

  • La Vibración Puede ser uno de los síntomas más sutiles de los frenos dañados. Si sientes una vibración es un claro síntoma de que algo no va bien, aun cuando el coche frene como siempre. En la mayoría de los casos suele ser algo menor, pero no debes ignorar esta señal.
  • No solo puedes sentir vibraciones en el pedal cuando tienes un problema con tus frenos, sino que también es posible que esté demasiado duro. Notarás esto porque el pedal te ofrece mayor resistencia y necesitas más fuerza para pisarlo.
  • La excesiva suavidad también indica un problema. Suele ser porque hay aire en el sistema hidráulico o problemas con el líquido de frenos.
  • También es posible que el pedal esté mucho más corto que de costumbre. Puede ser el síntoma de diferentes problemas, así que deberás consultar con un mecánico.


Menor frenada

Entre los síntomas de los frenos dañados, el más obvio de que hay un problema en tus frenos es la pérdida de capacidad del coche para detenerse. En una etapa temprana empezarás a notar que requieres pisar con mucha mayor energía el pedal para frenar el coche.

Chirridos

Otro síntoma obvio de que algo pasa. En muchos casos estos ruidos se producen porque las pastillas están sucias o demasiado gastadas. El primer chirrido que escuches es suficiente para que lleves el coche al mecánico, ya que de no hacerlo obligas al vehículo a gastar de más los discos, algo mucho más grave y caro a la hora de repararlo.

Oscilación

Cuando el problema en tus frenos es solo en uno de los lados del coche, también es posible que al frenar el coche se mueva hacia la izquierda o la derecha. Puede que esto se deba a suciedad en las pastillas o deterioro excesivo de las mismas.

Ruedas bloqueadas

Si el problema es en una rueda específica puede que esta se bloquee, tal como si hubieras frenado con extremada violencia. Esto puede deberse a problemas relacionados con cualquier parte del freno.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados