Síntomas de los amortiguadores dañados. ¿Cuáles son?

Reconocer los síntomas de los amortiguadores dañados te permitirá substituirlos a tiempo y evitar males mayores en la suspensión de tu coche.

Síntomas de los amortiguadores dañados. ¿Cuáles son?
Una pieza clave de la suspensión que sufre mucho desgaste

Los amortiguadores son la pieza de la suspensión que más desgaste sufre, aunque el mismo no se note tanto como en otras piezas de tu coche (los neumáticos, por ejemplo). No es por casualidad que todos los fabricantes recomienden cambiar esta pieza cada tantos miles de kilómetros.

Es sumamente importante reconocer este desgaste a tiempo, conociendo los síntomas de los amortiguadores dañados. Siempre que tu coche tiene algún problema te lo hace saber de una manera u otra, y en este caso no hay excepciones.

Hay síntomas más fáciles de notar que otros y también más peligrosos, pero ni siquiera los más leves deben pasarse por alto, ya que te pueden traer problemas mayores muy pronto e incluso comprometer tu seguridad en la vía.

Los 5 síntomas de los amortiguadores dañados más comunes


Falta de precisión en las curvas

Uno de los síntomas de los amortiguadores dañados o gastados más comunes – y peligrosos – es la falta de precisión en las curvas.

Esto se manifiesta en que el coche te obliga a hacer correcciones atípicas con la dirección. En este escenario, el coche estará más rígido y girará menos, también es posible que haga algún ruido.

Picado en la frenada

Es común que el coche se incline hacia el frente en una frenada brusca y repentina. Sin embargo, no es normal cuando haces una frenada larga y suave. Los rebotes en este tipo de frenadas son otro de los síntomas que puedes notar con total facilidad en los amortiguadores dañados.

También es posible que experimentes cierta inestabilidad, como vibraciones o cambios de dirección atípicos.

Rebote excesivo

Entre los síntomas de los amortiguadores dañados que puede mostrar tu coche, no hay otro que sea más evidente y notorio.

La función principal de esta pieza es absorber las irregularidades del camino (principalmente los baches) y aislarte de los cambios de energía que los mismos generan.

Cuando la pieza se gasta y no cumple esta función como debería, te lo hará saber con un rebote excesivo y con una menor absorción. Cuando pisas un bache con los amortiguadores gastados, lo sentirás mucho más.

Desgaste inusual de los neumáticos

Los amortiguadores dañados no solo deterioran la suspensión, sino también tus neumáticos. ¿Por qué? porque obliga a los mismos a hacer trabajo extra en las curvas y en el recorrido en general.

Falta de balance o alineamiento

Otra evidencia que al menos uno de los amortiguadores de tu coche está dañado, es la falta de balanceo en él. Ya te dijimos que es posible que el coche no gire bien es las curvas, pero también es posible que se incline en las rectas.

Este desbalanceo no siempre se debe a los amortiguadores, pero siempre es motivo suficiente para que realices una revisión con tu mecánico de confianza.

 

También te puede interesar:

Continuar Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: