Setas, a medio camino entre la toxicidad y la comestibilidad

Sentido común y precaución a la hora de consumir setas. Es un manjar delicioso pero hay que ser muy prudente con la selección.

Setas, a medio camino entre la toxicidad y la comestibilidad
Conocer es prevenir

Las setas son esos hongos, comestibles o no, especialmente abundantes en otoño, una estación propicia para su crecimiento. 

Constituyen además uno de los platos más exquisitos que se pueden degustar. La gran variedad de especies disponibles y las múltiples formas de prepararlas hacen de las setas un manjar al alcance de todos.

Sin embargo, es necesario tomar ciertas precauciones, sobre todo si eres de esos que disfrutan saliendo al campo a coger setas. 

Setas comestibles y tóxicas son a veces difíciles de diferenciar para el ojo de un aficionado, en estos casos un error puede ser fatal.
 


Setas: algunos consejos para disfrutarlas de forma segura 


Las setas venenosas se encuentran en el campo con la misma facilidad que las comestibles. Por ese motivo, si no eres un experto micólogo, lo mejor es que no te aventures solo a recoger setas por el campo.
 

Toxicidad peligrosa

Todos los años por estas fechas es frecuente escuchar noticias de personas intoxicadas por el consumo de setas. La mayoría de las veces no pasa de un malestar, más o menos grave, al que con el tiempo la persona sobrepone.

No obstante, en ocasiones estas confusiones entre setas comestibles y venenosas acaban de forma dramática con la muerte de la persona que las consume.

 

Precauciones

Hay algunas reglas básicas que debes seguir para evitar sustos innecesarios:

 
  • Si no sabes de setas, no salgas solo a recogerlas al monte. Vete acompañado siempre de un experto micólogo.
 
  • Aunque seas conocedor de las diferentes especies de setas que existen e incluso diferencies las tóxicas de las comestibles, sé prudente.
 
  • No mezcles en el mismo cesto las setas que sabes con certeza que son comestibles con las dudosas.
 
  • Revisar uno a uno todos los ejemplares que vayas a cocinar para asegurarte que no se te cuela ninguno desconocido.
 
  • Nunca consumas una seta que no hayas podido identificar claramente.
 
  • Nunca comas setas crudas. 
 
  • Guarda siempre una muestra de las setas que has consumido por si surgiera cualquier problema.
 


Síntomas de intoxicación

No te tiene porque pasar a ti, pero si te equivocas y consumes setas tóxicas es importante que conozcas cuáles son los principales síntomas que pueden aparecer:

Neurológicos:
  • Temblores.
  • Vértigos.
  • Pérdida de equilibrio.
  • Problemas de vista.

Digestivos:
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Diarreas.

Otros:
  • Sudores.
  • Lagrimeo.
  • Secreciones nasales.

Acude a tu médico si notas cualquiera de estos efectos tras haber comido setas. Lleva una muestra del ejemplar que has consumido, de ese modo facilitarás mucho el diagnóstico.

En definitiva, las setas son un manjar que no debes dejar de consumir. Cocínala como más te gusten y si no te sientes seguro para recogerlas en el monte, cómpralas en tu tienda de confianza o cómelas en un restaurante. Disfrutarás de las setas sin ningún riesgo. 
 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados