Seguro de Gastos Médicos Mayores, ¿qué es y qué cubre?

Cuando por motivo de una enfermedad o accidente sufrido se disparan los gastos, el Seguro de Gastos Médicos Mayores hace frente a esa situación.

Seguro de Gastos Médicos Mayores, ¿qué es y qué cubre?
El SGMM es un seguro de tipo correctivo

A lo largo de la vida puede darse el caso de que tengamos un accidente grave o bien seamos diagnosticados con una peligrosa enfermedad que requiera un tratamiento urgente. Cuando esto sucede, los gastos comienzan a dispararse inesperadamente. Para hacerles frente lo mejor es tener es tener un Seguro de Gastos Médicos Mayores.

No debemos caer en el error de considerarlo un seguro de salud o de Gastos Médicos Menores. Estos son de carácter preventivo, destinados a mantener la salud del titular. Sin embargo, el Seguro de Gastos Médicos Mayores tiene carácter correctivo. Su función es establecer un plan de protección financiera que cubra los gastos surgidos por una enfermedad o accidente.

Dependerá de las posibilidades económicas de cada persona y la compañía elegida, por lo que siempre hay que tener claras las necesidades de cada uno a la hora de contratar una póliza que no suponga una excesiva carga económica.

 

Conceptos y coberturas del Seguro de Gastos Médicos Mayores

Existen tres conceptos básicos en este tipo de seguro. La suma asegurada es el importe máximo que la compañía de seguros cubre por siniestro ocurrido; el deducible es el importe fijo que hay que pagar previamente antes de que la aseguradora comience a pagar; el coaseguro es la participación del titular en el importe total del siniestro, evitando así excesos en gastos no incluidos en la póliza.

 

Coberturas del Seguro de Gastos Médicos Mayores

Existen varios tipos de modalidades, pero en lo relativo a la modalidad básica:

 

  • Coste de hospitalización (cama, enfermera, medicamentos…).
  • Cirugías reconstructivas necesarias derivadas de un siniestro cubierto.
  • Rehabilitación física y fisioterapia necesarias por enfermedad o accidente cubierto por el siniestro.
  • Maternidad y posibles complicaciones durante el embarazo.
  • Quimioterapia o radioterapia.
  • Aquellos estudios de laboratorio destinados a diagnosticar o tratar una dolencia cubierta por el siniestro.
  • Los gastos relativos a honorarios del personal médico.
  • Estás serían las coberturas básicas de una póliza de Seguro de Gastos Médicos Mayores. Luego se pueden ampliar otra serie de coberturas como muerte accidental, accidente en el extranjero, cobertura dental o gastos funerarios.

 

Algo que resulta obvio es que nunca estarán cubiertas aquellas enfermedades preexistentes a la contratación de la póliza, estudios psiquiátricos, cirugías estéticas que según criterio médico no son necesarias, dolencias congénitas o derivadas del consumo de drogas.

Sin duda el Seguro de Gastos Médicos Mayores es una buena solución para mantener la situación financiera ante un imprevisto. Además, puede ser contratado tanto a nivel individual compara toda la familia.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados