Seguro de decesos, ¿qué es lo que cubre?

El seguro de decesos cubre varios de los gastos y gestiones derivados del fallecimiento de una persona. A continuación te explicamos de cuáles se trata.

Seguro de decesos, ¿qué es lo que cubre?
Conoce qué gastos son cubiertos por este seguro

Cuando una persona fallece, familia y amigos tienen que lidiar con ciertas gestiones y gastos que no son nada agradables de realizar tras el sentimiento de dolor por la pérdida de un ser querido.

Es entonces cuando el seguro de decesos entra en juego para resolver todas aquellas gestiones con la Administración, la Seguridad Social o el pago del Impuesto de Sucesiones.

Además, el seguro de decesos, también cubre los gastos y trámites relacionados con el suceso, para que tanto familiares como amigos no se tengan que preocupar por estas cuestiones en semejantes momentos de dolor.

Seguro de decesos: todo lo que debes saber


¿Qué es el seguro de decesos?

Se trata de un seguro cuya póliza cubre los gastos del sepelio de una persona, así como las gestiones que derivan de este suceso, una vez el asegurado fallece.

En España, casi 20 millones de personas cuentan con un seguro de decesos, evitando así que sus seres queridos tengan que enfrentarse a los gastos y trámites administrativos que surgen cuando el asegurado fallece.

Coberturas básicas en un seguro de decesos

La cobertura básica del seguro depende siempre de la aseguradora con la que contrates tu póliza. Sin embargo, dependiendo de la localidad en la que se vaya a realizar el sepelio, las coberturas incluirán unas u otras condiciones, según dicten las costumbres de la localidad seleccionada para realizar el sepelio.

Sin embargo, es común que este tipo de pólizas cubran:

  • La prestación del servicio funerario.
  • Las gestiones administrativas:
    • Obtención del certificado de defunción.
    • Solicitud de la pensión de viudedad, orfandad, jubilación o invalidez.
    • Inscripción en el Registro Civil.
    • Baja del libro de familia.
    • Petición del certificado de convivencia.
    • Adjudicación de herencias.
    • Partidas de defunción y de testamentos.
    • Baja del Instituto Nacional de la Seguridad Social.
    • Fe de vida.


Coberturas opcionales de los seguros de decesos

Existen ciertas coberturas en las pólizas de decesos que no son cubiertas en los básicos de todas las aseguradoras, pero que sin embargo, se pueden contratar de forma opcional.

En este caso, algunas de las coberturas opcionales más comunes son:

  • Traslado del fallecido.
  • Asistencia en viaje.
  • Accidentes.
  • Otras garantías como la realización de un testamento online, la asistencia médica, la hospitalización por una operación quirúrgica o el traslado y protección de pagos de un familiar hasta el hospital.


¿Cuál es el capital asegurado en decesos?

El capital asegurado de una póliza de decesos depende del lugar seleccionado por el asegurado para realizar el sepelio, así como las garantías contratadas por este.

Estas pólizas son de carácter vitalicio, por lo que el contrato de la misma se mantendrá hasta el fallecimiento del usuario, a no ser que sea cancelado antes de que eso ocurra. Por eso, una vez haya terminado el contrato como consecuencia de una defunción, dependiendo del caso, se podrá obtener aquel capital que no haya sido empleado para cubrir los gastos de aquello que se estipulaba en el contrato del seguro de decesos.

¿Quién puede contratar un seguro de decesos?

Cualquier persona con residencia en España puede contratar un seguro de decesos.

EN muchas ocasiones, este tipo de pólizas se incluyen dentro de los seguros de Asistencia Familiar, ya sea a título individual o familiar.

En otros casos el asegurado, también puede aplicar el seguro a sus descendientes.

Exclusiones y carencias en los seguros de decesos

Las pólizas pueden contar con un periodo de cadencia en el que el fallecimiento no está cubierto.

En este caso, las pólizas no suelen cubrir las muertes por desastres naturales, nucleares, radiaciones radiactivas, conflictos bélicos, actos terroristas o disturbios.

Cuando se trata de actos voluntarios por el asegurado, dependiendo del tipo de contrato con la aseguradora, unas aplicarán carencias de hasta más de un año, mientras que otras se muestran indiferentes ante dichas acciones.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados