Salsa de pimienta casera muy sencilla y rápida

La salsa de pimienta es ideal para acompañar una buena carne, y es de lo más fácil de hacer. Aquí te damos la receta.

Salsa de pimienta casera muy sencilla y rápida
Una receta versátil para acompañar carnes

La receta de salsa de pimienta que tenemos para ti se convertirá en una de las más usadas de tu recetario. Esta es una salsa muy especial, la pimienta es un ingrediente que para muchos no debe faltar y aquí se combina con otros ingredientes para acompañar maravillosamente una buena carne, sin importar de qué tipo sea.

Si alguna vez la probaste, debes saber lo sabrosa que es y si no, estás por llevarte una grata sorpresa. Sea cual sea el caso, pongámonos manos a la obra. Cuando la pruebes no la podrás abandonar, y cuando veas lo fácil y rápida que se hace pasará a ser una de tus preferidas.

Receta de salsa de pimienta


Ingredientes

Esto es lo que necesitarás para hacer tu salsa de pimienta:

  • 200 – 250 ml de nata.
  • Una cucharadita de mantequilla.
  • Pimienta
  • Una pizca de sal.
  • Una cucharada de glace de carne, también conocido como fondo oscuro.
  • ½ vaso de leche.
  • Una cucharada de maicena.


Preparación


  • Lo primero que debes hacer es calentar la nata a fuego bajo con la mantequilla.

  • Para continuar tu salsa de pimienta debes disolver la cucharada de maicena en el vaso de leche y agregarlo a la mezcla. Esto hará que quede más espesa, pero no debes exagerar la cocción.

  • Después, será momento de agregar la pizca de sal y la pimienta molida.

  • Puedes usar cualquier color de pimienta para tu salsa o incluso una combinación de varias. En este caso sólo debes tener cuidado de las cantidades para no excederte y hacer que la receta te quede demasiado picante; lo mejor que puedes hacer es agregarla gradualmente hasta dar con el punto.

  • De ser necesario, también puedes agregar un poco más de sal. Esto es a gusto de cada quien.

  • Para terminar tu receta de salsa de pimienta, debes añadir la cucharada de glace de carne. La receta la podrías hacer por tu cuenta pero es demasiado complicado y totalmente innecesario, ya que puedes comprar uno que viene preparado (Bovril, por ejemplo) y ahorrarte el tiempo y el esfuerzo.

  • Cuando hayas agregado todos los ingredientes, debes remover la salsa para que la mezcla quede homogénea pero sin que quede demasiado grumosa.


¿Cómo la sirves?

Por lo general, la salsa de pimienta se sirve aparte de la carne para que cada comensal se sirva la cantidad que desee. Si así lo deseas, puedes decorar al final con granos de pimienta.

Por su parte, las carnes a las que acompaña suelen cocinarse a la plancha y cuando son rojas, a término medio.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados