¿Sabes que la domótica contribuye al ahorro de energía?

¿Conoces los beneficios de la domótica? Las casas inteligentes no son solo un capricho, pues suponen un ahorro importante de energía, y además pueden detectar fallos y averías.

¿Sabes que la domótica contribuye al ahorro de energía?
La tecnología al servicio del hogar

En pleno siglo XXI la revolución tecnológica se hace más patente en casi todos los sentidos. Desde la informática a la telefonía móvil o el entretenimiento, podemos encontrar avances en casi cualquier campo.

Para este artículo en concreto, vamos a hacer hincapié en un tema que cada vez da más que hablar, la domótica.

Las viviendas e instalaciones del futuro, estarán sin duda automatizadas, haciendo de nuestro día a día una experiencia mucho más cómoda tanto para nosotros como para nuestras familias.

Sin embargo, el punto más positivo de la domótica tiene que ver especialmente con el ahorro energético que conlleva su desarrollo.


¿Qué es la domótica y para qué sirve?


La domótica hace referencia a cualquier tipo de sistema que tenga como objetivo automatizar los edificios y viviendas particulares, ofreciendo opciones para gestionar la energía, dispositivos comunes y la propia seguridad del hogar.

Suelen funcionar gracias a la integración de una red tanto interior como exterior de circuitos con o sin cable. Esta especialidad estudia por así decirlo el diseño de casas inteligentes.

Como principal objetivo, la domótica pretende hacer y simplificar muchas de las tareas cotidianas que pueden suponernos un inconveniente, ahorrando en tiempo y energía.

Todo esto se basa en la configuración de cualquier tarea doméstica por parte del usuario, que podrá así programar desde una sencilla interfaz cosas como la iluminación del hogar y su intensidad, hasta el encendido o apagados de distintos dispositivos y el movimiento de las persianas.

 

¿Cómo contribuye la domótica al ahorro de energía?

Gestión de la iluminación del hogar

En lo referente a la iluminación, la domótica ha realizado ya unos avances muy significativos. Gracias a estos sistemas integrados podremos encender o apagar las luces gracias a un sensor de movimiento, con la simple entrada en el cuarto o unas palmadas.

Además, se puede regular la intensidad y potencia de las bombillas lo cual nos permite ahorrar muchísima energía, siendo posible programar su encendido solo a ciertas horas del día, muy útil en exteriores.

 

Control total de la climatización en casa

Se puede gestionar de manera muy eficiente la temperatura en casa gracias al uso de termostatos inteligentes, que adaptan la temperatura en función de distintos aspectos como el clima en el exterior, el número de personas en la habitación o la hora del día. 

De este modo podremos controlar y evitar el uso excesivo de la calefacción o al aire acondicionado, especialmente si usamos también persianas automáticas que aprovechen la luz del sol durante el día.

 

Uso de electrodomésticos y otros dispositivos

Gracias a las nuevas tecnologías podremos programar el uso de muchos electrodomésticos de uso cotidiano de un modo muy sencillo con un mando a distancia o desde nuestro teléfono móvil y ordenador.

No estamos hablando solo de videoconsolas o televisiones, sino incluso de frigoríficos, el horno, e incluso la aspiradora.

Una ventaja que aparte de dinero puede ahorrarnos un buen susto, es el sistema de detección de averías y fugas de gas que incorporan muchos paneles domóticos.

Como has podido comprobar, la domótica ya forma parte de nuestro presente, y sin duda será fundamental a medida que pase el tiempo.

Las casas inteligentes empezaron siendo un capricho, pero la instalación de estos sistemas será fundamental a corto plazo no solo para lograr más confort en casa, sino para hacer un uso más sostenible de la energía que además nos puede evitar algún que otro problema.
 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados