Robos de viviendas en verano, precauciones a tomar

Robos en viviendas en verano, un mal endémico que se puede evitar tomando una serie de precauciones que impidan el acceso de extraños a nuestro hogar.

Robos de viviendas en verano, precauciones a tomar
Usar temporizadores de luz es un recurso efectivo

Llega el verano y con él las ganas de abandonar por unos días la ciudad rumbo a atractivos destinos donde relajarnos. Una semana o quince días donde nos alejaremos de quizá la mayor pertenencia que poseemos: nuestra casa. Los robos en viviendas en verano se disparan y si queremos evitar tan desagradable situación podemos tomar una serie de precauciones.

Gracias a ellas dificultamos la acción de los delincuentes, los cuales pueden pensar que la casa sigue habitada durante nuestras vacaciones y renunciar así a su intento. Se trata de medidas que alternan cierta picaresca con el sentido común. Veamos algunas de estas precauciones.
 

Precauciones para librarse de robos de viviendas en verano

 

Discreción a la hora de contar que nos vamos

Puro sentido común. Si se corre la voz de que nos vamos por ahí, tarde o temprano le puede llegar la información a quien menos esperamos. Con que lo sepan familiares y amigos es suficiente. Hay que dejar la casa como si no nos hubiéramos ido. Y menos aún contarlo en redes sociales. No sería la primera vez en la que los ladrones conocen la situación tras verlo en Facebook. La falta de discreción es una de las causas más típicas del robo de viviendas en verano.

Uso de temporizadores de luz

Se trata de un recurso sencillo pero efectivo. Si instalamos una serie de temporizadores de luz para que esta se apague o encienda a las horas marcadas, ayudará a dar la sensación de que hay gente en casa. Sin duda un inconveniente para los delincuentes, que no contaban con ello.

No bajar todas las persianas

Si lo hacemos será un signo evidente de que no hay nadie en casa durante bastante tiempo. Es bueno dejar algunas persianas subidas o a medio subir. Lo que sí hay que dejar bien cerradas con puertas y ventanas. Es también una buena idea encargar a algún vecino que recoja nuestro correo o, si tenemos confianza y le dejamos llave de casa, que de vez en cuando suba o baje las persianas.

No dejar nada de valor a la vista

Si dejamos alguna persiana medio cerrada será fundamental que a través de la ventana no se vea nada de valor. Tampoco, aunque no tenga mucho valor, algo que pueda resultar atractivo para los ladrones. En casa no hay que dejar nunca muchas joyas importantes ni cantidades de dinero elevadas.

Tener sistemas de seguridad

Los hay de diversos tipos, como rejas, verjas, cierres o alarmas. esta última resulta algo más cara, pero es una opción muy interesante para evitar robos de viviendas en verano. La cuestión es encontrar una alarma acorde con nuestras necesidades y no olvidar nunca conectarla al marcharnos de casa.

Prestar atención a marcas en buzones o telefonillos

En caso de ver algún signo marcado en nuestro buzón o telefonillo, como rayas, triángulos o cruces, lo mejor es avisar a la policía. Los ladrones suelen controlar los movimientos de los inquilinos, sobre todo a la hora de los robos de viviendas en verano.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados