Revuelto de champiñones: receta casera muy sencilla

Aprende a preparar un jugoso y rico revuelto de champiñones, una receta fácil y económica que te sacará de cualquier apuro.

Revuelto de champiñones: receta casera muy sencilla
Al ajillo, con jamón o con gambas, esta receta permite múltiples variaciones

El revuelto de champiñones es una receta básica a la que muchos recurrimos cuando no disponemos de mucho tiempo para cocinar o cuando nos invade la pereza.

Aunque lo mejor de esta receta es que también nos permite elaborar numerosas variaciones y combinaciones. Por ejemplo, con jamón o con gamas está riquísimo, aunque otra buena opción en hacer el revuelto al ajillo, con gulas, espárragos o cualquier otro tipo de verduras.

De cualquier forma, el resultado es una receta rápida y muy sabrosa, y además resulta un plato perfecto acompañado de una rebanada de pan y de una buena ensalada verde.

Sin embargo, el secreto de un buen revuelto está en pillarle el punto, ya que debe quedar una textura melosa y ligera que vuelva locos a todos los comensales. A continuación te damos todas las claves para conseguir un revuelto de champiñones perfecto.
 

Cómo preparar un buen revuelto de champiñones paso a paso

 

Ingredientes

  • 350 g de champiñones frescos
  • 5 huevos
  • 1 cebolleta
  • 4 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Perejil fresco
  • Sal y pimienta

 

Preparación

1. Limpia bien los champiñones, frotando con la mano y quitándoles el extremo del rabito. Escúrrelos y sécalos con un paño.

2. Corta los champiñones en láminas o a tu gusto.

3. Pica los dientes de ajo y la cebolleta.

4. Echa un chorro de aceite de oliva en una sartén y, cuando esté caliente, incorpora los ajos y la cebolleta.

5. Saltea durante unos 5 minutos, añade los champiñones a la sartén y deja cocinar a fuego medio-bajo hasta que estén bien hechos.

6. Bate bien los huevos, como si fueras a hacer una tortilla, con calma y hasta que empieces a ver que aparecen burbujitas. De este modo, el revuelto de champiñones tendrá una textura mucho más ligera.

7. Cuando los champiñones y la cebolleta estén bien pochados, agrega el huevo y retira la sartén del fuego.

8. Remueve poco a poco hasta que el huevo vaya cuajando y quede meloso. No te preocupes si tienen una textura algo más líquida o parecen poco hechos, verás que en lo que tardas en servirlos consigues la textura perfecta.

9. Salpimenta, espolvorea un poco de perejil picado por encima y listo.

Si prefieres un revuelto de champiñones con algo más de vidilla, no dudes en añadirle otros tipos de setas, unos taquitos de jamón serrano o un poco de queso parmesano cuando los huevos estén en el plato. ¡Verás que el resultado es delicioso!

¡Que aproveche!

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados