Reutilizar botellas de plástico, ¿es buena idea?

Reutilizar botellas de plástico, una práctica bastante habitual entre los consumidores de agua mineral que no resulta tan sana como puede parecer.

Reutilizar botellas de plástico, ¿es buena idea?
Algunas marcas incluyen fecha de caducidad de la botella

Hay bebidas que se ponen de moda y durante un tiempo parece que son el mítico Bálsamo de Fierabrás que curan todos los males y resultan sanísimas. Las bebidas inteligentes tan consumidas últimamente constituyen un buen ejemplo de ello. Sin embargo, al final, la que nunca falla y a la que se acaba volviendo es el agua. Sin embargo, ¿es bueno reutilizar botellas de plástico para almacenar agua?

Hasta hace poco esa pregunta podría sonar a chiste entre sus consumidores, pero los tiempos cambian y donde antes se decía digo ahora se dice Diego. Se supone que cuando se fabrica un envase desechable es para destruirlo al terminar su uso. No obstante, ¿quién no llegado a reutilizar botellas de plástico alguna vez?

 

Por qué no reutilizar botellas de plástico

Pues según un reciente estudio realizado por Treadmill, al reutilizar botellas de plástico se introducen en el cuerpo una cantidad inmensa de gérmenes. Para demostrar esta teoría se analizaron las botellas de plástico entregadas a un deportista durante una semana.

Al ser reutilizadas rellenándose con agua pudieron comprobar al final de la semana que el número de bacterias presentes en ellas era superior incluso a la de cualquier taza de un inodoro. Además, el 60% de los gérmenes de las botellas podía generar a su propietario náuseas, vómitos o diarrea.

Al reutilizar botellas de plástico se produce un desprendimiento de parte de los componentes químicos de las mismas, los cuales pueden llegar a ser consumidos por quien beba agua de ellas.

Los fabricantes de agua embotellada recomiendan a sus clientes no utilizar las botellas una y otra vez, sino destinarlas a un solo uso. La limpieza continua de las botellas de plástico puede dar lugar a que se agrieten y afecten al sabor del agua que contienen.

Y es que las bacterias son capaces de sobrevivir a las grietas y llegar a contaminar a los sedientos propietarios de las botellas. Esto es debido a que las botellas están fabricadas con tereftalato de polietileno, comúnmente denominado PET al ser las siglas inglesas de PolyEtylene Terphthalate. Es el material culpable del sabor desagradable del agua de botellas reutilizadas.

 

Soluciones

Algunas marcas de agua han decidido insertar una fecha de caducidad en las botellas para indicar el momento en el que los consumidores deberían terminar con su uso. Lo que caduca es la botella no el agua.

Otra solución es utilizar botellas con pajitas para intentar alejarse de las bacterias, aunque es más seguro beber en una botella de acero inoxidable.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados