Reunificación de deudas y préstamos: todo lo que debes saber

La mala situación económica por la que pasamos lleva a muchos a tener que unificar sus deudas en una sola cuota para así, inicialmente, pagar menos.

Reunificación de deudas y préstamos: todo lo que debes saber
Es un recurso para aquellos con problemas de liquidez

La vida es una complicada rueda que gira imparable gracias al impulso conjunto de nuestras motivaciones y la inercia del propio destino, tomando a veces un camino diferente al que inicialmente habíamos planeado. Sobre todo a nivel económico.

Cuando mejor está uno durante una época, ganando dinero y con cierta estabilidad laboral, llega una aterradora crisis que hace tambalear los cimientos en los que sustenta la economía mundial. Y es cuando todas esas pequeñas, o grandes deudas, afloran a la superficie y deben seguir pagándose, aunque hayamos perdido el trabajo.

La reunificación de deudas es uno de esos recursos a los que se suman todos aquellos asfixiados por lo que deben.

A priori suena como una solución casi milagrosa, que salva del oscuro precipicio al que se asoman los que están al borde de la bancarrota.

A veces, efectivamente resulta un balón de oxígeno para ellos, y si por un casual consiguen reconducir su situación, terminan liquidando sus deudas con el tiempo.

No obstante, no siempre es así, y normalmente, con la reunificación de deudas, hay que pagar más dinero al alargar la deuda en el tiempo a base de intereses.

Reunificación de deudas y préstamos

Si estás interesado en la reunificación de deudas y préstamos ponte en contacto con una agencia negociadora. Ella se encargará de todos los trámites y negociaciones para poder realizar la reunificación de deudas y préstamos.

Del mismo modo, también podrás acudir al banco con el que tienes tu hipoteca e informarte sobre el plan que te ofrecen para llevar a cabo una reunificación de deudas y préstamos y así poder negociarlo con ellos directamente.

Pasos a seguir para realizar la reunificación de deudas

  • Realiza una simulación gratuita de la reunificación de tus gastos (préstamos, créditos e hipotecas)
  • Pide más información sobre tu caso. Un asesor te informará y ayudará de manera personal, para que descubras cuáles son las mejores condiciones para resolver tu caso y pagar menos. También podrás recabar toda esa información directamente en la entidad bancaria con la que tienes tu hipoteca.
  • Reúne toda la información y documentación necesaria para que el asesor pueda seguir adelante con tu caso y realizar todos los trámites y negociaciones bancarias:
    • Documento Nacional de Identidad (DNI)
    • Escrituras de la vivienda hipotecada
    • Recibos de los préstamos y tarjetas que se tengan
    • Recibo del pago de la hipoteca
    • Última tasación de la vivienda
    • Las pertinentes cartas de abogados o autos judiciales solo en el caso de que la vivienda se encuentre en un proceso de embargo
  • Firma la reunificación de deudas. Tus créditos y préstamos se cancelarán automáticamente y pasarán a ser incluidos en tu nueva hipoteca o la ya existente. Pagarás cuotas mensuales más bajas y con menores tipos de interés.

 

Funcionamiento de la reunificación de deudas

Podrás acudir a realizar la reunificación de tus deudas y préstamos al banco con el que tienes tu hipoteca o contactar con una agencia negociadora.

La agencia negociaría se encargará de buscar la solución que mejor se adapte a ti, para que consigas unificar todos tus pagos en una sola hipoteca con un mejor interés y un plazo de devolución acorde a tus necesidades.

La agencia se encargará de:

  • Analizar tus deudas y elegir las opciones que mejor se adapten a tus necesidades.
  • Negociar con las entidades bancarias tu situación y conseguir las mejores condiciones para tu caso.
  • Cancelar los préstamos, créditos e hipotecas que posees.
  • Incluir los gastos en la nueva hipoteca o en la que ya tenías.

 

¿Por qué se paga menos?

La reunificación de deudas y préstamos puede conseguir que pagues hasta un 80% menos de lo que pagabas actualmente gracias a que:

  • Los tipos de interés de las hipotecas son menores que los de préstamos y créditos.
  • El plazo de devolución se puede extender hasta un máximo de 30 años.
  • La agencia se encarga de negociar las mejores condiciones para conseguir que los pagos sean considerablemente menores.

 

Requisitos y condiciones para reunificar tus deudas y préstamos

El único requisito con el que debes cumplir, es contar con una hipoteca o poseer un inmueble para poder hipotecarlo.

Las condiciones que podrás obtener con la reunificación de la deuda en tu nueva hipoteca son:

  • Importe máximo de financiación de hasta un 80% del valor del inmueble hipotecado.
  • El plazo máximo de devolución es de 30 años.
  • Tipo de interés con referencia al Euribor, puede ser desde más del 30% del mismo.

 

Ventajas y desventajas de la reunificación de deudas

 

Pros

  • Con la reunificación de deudas, todas las cuotas de préstamos pendientes pasan a convertirse en una, logrando así que el importe de la cuota se reduzca considerablemente, haciendo así algo más fácil el pago. Obviamente, esta reducción no implica minorar la deuda, sino tan sólo alargarla en el tiempo.
  • Al haber una sola cuota, es más fácil organizarse y tener al día las obligaciones pendientes.
  • A veces, la reunificación de deudas lleva aparejada un pequeño saldo de dinero líquido, para intentar así ayudar a que, por ejemplo, una empresa deudora pueda tener cierta viabilidad.
  • Normalmente el plazo de amortización de la deuda se adapta en función de las posibilidades de pago del deudor.

 

Contras

  • Como dijimos al principio de los pros, la cuota resultante tras la reunificación de deudas en menor que lo que se pagaba antes por todas por separado, sin embargo lo que se ha hecho es alargar el pago de la deuda durante más años.
  • El aumento de años lleva también el pago de mayor número de intereses. Se puede pasar de una deuda a cancelar en 5 años, a que se conviertan en 15 años.
  • Las comisiones y gastos que llevan aparejada la reunificación de deudas también aumentan ya que también están los pagos al notario, impuestos o seguros. Igual pueden llegar a significar un 10% del importe del préstamo.
  • Si además el cliente tiene impagos de algunos préstamos, el interés a pagar será aún más alto debido a sus indicios de morosidad.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados