Restaurantes históricos de Madrid, estos son los más clásicos

Restaurantes históricos de Madrid, un servicio ininterrumpido de restauración cuya solera aromatiza los mejores platos tradicionales de la capital.

Restaurantes históricos de Madrid, estos son los más clásicos
Casa Botín, de 1725, récord Guinness de antigüedad

Una cosa es alimentarse y otra disfrutar de una buena comida en un entorno con personalidad. Para el primer caso basta cualquier vianda y se puede realizar incluso de pie, engullendo que es gerundio. El segundo caso requiere apreciar tanto la comida como el lugar donde tiene lugar el ágape. Existen restaurantes históricos en Madrid que conjugan muy satisfactoriamente estas dos cosas.

 

Imprescindibles restaurantes históricos de Madrid

 

Restaurante Lhardy

Emblemático y señorial restaurante situado en el centro de la capital, concretamente en la Carrera de San Jerónimo, entre la Puerta del Sol y la plaza de las Cortes. Su imagen apenas ha cambiado desde 1839. Fue abierto por Emilio Huguenin y en él han comido destacadas personalidades como el militar O´Donnell, Ramón Gómez de la Serna o la reina Isabel II. Sus escapadas de palacio para comer allí se hicieron conocidas.

Fue el primer restaurante en obtener la placa de establecimiento centenario. Tiene un viejo salón japonés, el cual conserva las mismas cortinas de cuando iba la reina. Aunque sus platos son de lo más variado, mantiene clásicos de la gastronomía madrileña como el cocido y los callos.

Casa Botín

Según el libro Guinnes de los Récords es el restaurante más antiguo del mundo. Concretamente fue abierto en 1725 en la calle Cuchilleros, la del famoso arco, junto a la Plaza Mayor. Durante todo este tiempo no ha dejado de dar servicio ni cambiar de actividad. El creador fue el cocinero francés Jean Botín junto a su sobrino. En aquella época era una posada cuya cocina de piedra aún sigue sorprendiendo a sus comensales. Por aquí pasaron Goya, Truman Capote o Hemingway, disfrutando de su plato estrella: el cochinillo asado.

Taberna Antonio Sánchez

Arte y solera donde las haya. Fue abierta por el torero Antonio Sánchez en 1830. Debido a esta fecha es conocida como la taberna de los tres siglos. Está situada en un castizo barrio de capital como es Lavapiés. Sin duda es uno de los indispensables restaurantes históricos de Madrid. Aún tiene entre sus objetos decorativos fotografías de antiguos toreros como Lagartijo o Frascuelo, muebles de la época así como carteles de platos con precios de antaño. Sus platos más demandados son el cocido, el rabo de toro, huevos estrellados o la tortilla de San Isidro.

Casa Alberto

Está situada sobre lo que fue la antigua casa del escritor Miguel de Cervantes. Casi nada. En la calle de las Huertas, en el barrio de las Letras, como no podía ser de otra manera. Otro de los restaurantes históricos de Madrid, el cual ocupa el segundo puesto en antigüedad. Por el pasaron artistas, literatos, toreros, políticos… Tierno Galván, el famoso alcalde de la capital le solía comentar a su secretaria que no se podía ir a casa si no pasaba antes un rato por Casa Alberto. Sus platos más típicos son el cocido y el rabo de toro. En cuanto a bebidas, el vermut de grifo es un clásico ya en la ciudad.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: