Renta 2016: ¿he de hacerla si estoy parado?

Al hacer la Declaración de la Renta 2016 en caso de estar parados, la obligación de pagar dependerá de si llegamos al mínimo de ingresos establecido.

Renta 2016: ¿he de hacerla si estoy parado?
La prestación del paro se considera un rendimiento íntegro del trabajo

El paro es esa situación sobrevenida que deja al trabajador en un terrible limbo laboral a la espera de que los vientos favorables de la economía lo guíen de nuevo a buen puerto.

En tal desagradable estado puede estar una persona durante todo el año fiscal o bien tan sólo unos meses. También están los que deciden capitalizar la prestación para intentar salir así del atolladero laboral en el que se hayan sumergidos impulsando un negocio que les ayude a generar ingresos.

A la hora de elaborar la Declaración de la Renta 2016 tendremos que verificar, en caso de estar en paro, si los ingresos obtenidos por la prestación durante todo el año o parte del año y el resto correspondiente al anterior trabajo, superan o no el mínimo exigido para tributar.

Y es que puede ocurrir que hayamos trabajado parte del año y al terminar la relación laboral hayamos cobrado la prestación. A menudo, los ingresos obtenidos por esta primera prestación y la correspondiente al paro supera la cantidad mínima establecida para tributar. 

 

Realizar o no la Declaración de la Renta 2016 estando en el paro


Hay que tener en cuenta que la prestación por desempleo está considerada como un rendimiento íntegro de trabajo, como si se recibiese un sueldo.

Esto le obliga a tributar por el IRPF y en caso de llegar al mínimo de ingresos obligatorio, hacer la Declaración de la Renta 2016.

Si sólo se ha cobrado del (SEPE) Servicio Público de Empleo durante el año fiscal como único pagador, no tendremos que hacer la Declaración ya que la suma de las cantidades máximas a cobrar en el paro durante el año no superan los 22.000 euros.

No obstante, si además del subsidio del paro se obtuviesen ingresos por alquileres o remuneración por algún tipo de premio, por ejemplo, habría que mirar bien los números por si toca pagar a Hacienda.

En caso de haber tenido dos pagadores, uno el SEPE y el otro la empresa en la que trabajábamos, tendremos que presentar la Declaración de la Renta 2016 si generamos un nivel de ingresos mucho menor, en este caso 12.000 euros.

Siempre que la suma de los importes recibidos del segundo y siguientes pagadores sea más de 1.500 euros al año. 

Si hemos optado por la capitalización del paro, recibiendo así un pago único del SEPE, la prestación no tiene que pagar IRPF si no superan los 15.500 euros.

No tiene límite en el caso de que la persona que solicita esta capitalización tiene discapacidad y decide convertirse en autónomo. Sin duda es una buena forma de incentivar a la creación de un negocio o ayudar a pagar las cuotas de la Seguridad Social.

Como rendimiento de trabajo, la prestación por desempleo está sujeta al IRPF, aunque luego es ajustado en la Declaración. Si se tiene poca o ninguna retención, es muy probable que luego tenga uno que pagar.

Para evitarlo, lo mejor es indicar al SEPE que nos retenga más para que luego no lleguen disgustos inesperados. 
 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados