Reglas básicas para una comunidad de vecinos

¿Vives en una comunidad de vecinos? Conoce la normativa básica que es importante conocer para favorecer el interés común y la seguridad de la comunidad.

Reglas básicas para una comunidad de vecinos
5 normas que todo propietario debe conocer

Para administrar y gestionar correctamente una comunidad de vecinos es importante conocer las leyes que la regulan. En nuestro país, éstas están regidas por la Ley de Propiedad Horizontal.

Como miembro de esa comunidad existen una serie de normas básicas que debes conocer. Esto te permitirá conocer tus derechos y obligaciones, e incluso favorecer la buena convivencia.

A continuación te presentamos una selección con las reglas básicas más importantes dentro de una comunidad de vecinos.
 

Normas básicas de funcionamiento de una comunidad de vecinos


 

1. Como propietario estás obligado a representar a tu comunidad

Todos los propietarios de una comunidad de vecinos están obligados a representar al condominio como presidentes o secretarios.

Cada comunidad puede establecer los criterios que crea convenientes para regular la rotación de los distintos cargos a través de los estatutos.

En l
a jerarquía gubernamental de la comunidad la Junta de propietarios es el máximo órgano, seguida del presidente, el secretario y el administrador.
 


2. Las normas del régimen interno y los estatutos no pueden ir en contra de la ley

En las normas de régimen interno deben constar aspectos básicos sobre el funcionamiento de los distintos servicios comunes, como por ejemplo, el horario de la calefacción, la piscina o la recogida de basura.

Por otra parte, el Estatuto regula los derechos y obligaciones relativos a la utilización del edificio, como por ejemplo, la cuestiones relativas a reparaciones o a los gastos.

Toda la normativa expuesta en el régimen interno y en los estatutos no puede ir en contra a lo estipulado por la Ley de Propiedad Horizontal.
 


3. La libertad del propietario depende de si hablamos de elemento común o privativo

En una comunidad de vecinos existen dos clases de instalaciones o servicios, los privados, que son de uso exclusivo para cada propietario, y los comunes, en los que se necesita el acuerdo de todos los vecinos para su modificación.

Los elementos comunes son necesarios para el uso y disfrute del edificio. Pueden ser instalaciones comunes, el suelo, los techos, las escaleras, el portal, etc.

También existen los llamados elementos comunes de uso privativo, que son, por ejemplo, la terraza y el ático. Se trata de elementos que no constan como privados, pero que su uso y disfrute le corresponden a su propietario.

Sin embargo, éste no puede llevar a cabo ninguna obra o alteración sin la autorización previa de la Junta.
 


4. Todo propietario debe contribuir a los gastos y derramas de la comunidad de vecinos

La Ley de Propiedad Horizontal establece que el propietario está obligado a pagar todos los gastos y las derramas que le correspondan, siempre en función de su cuota de participación.

A través de los estatutos o tras un acuerdo unánime por parte de todos los miembros de la comunidad, pueden fijarse las distintas formas de contribución.
 


5. La Junta de propietarios es el máximo órgano de decisión de la comunidad

La Junta es responsable por la mayor parte de las cuestiones importantes de la comunidad. Ésta debe reunirse como mínimo una vez al año para aprobar los presupuestos.

Pero hay que tener en cuenta que cualquier propietario puede solicitar una reunión de la Junta para que se estudie y se tome una decisión sobre un cuestión de interés común.

Esta solicitud debe presentarse por escrito al presidente, quien debe incluir el tema en la próxima Junta.

Dependiendo de las cuestiones a tratar, la Junta utilizará un quórum específico. Por ejemplo, la unanimidad es necesaria para validar cualquier acuerdo que implique la modificación de las reglas presentes en los Estatutos de la comunidad o en las escrituras. 

En el caso de obras o instalaciones de nuevos servicios, es necesaria la mayoría.
 


6. Todo propietario puede impugnar una decisión si no está de acuerdo

Cualquier propietario tiene derecho a impugnar un acuerdo si cree que éste supone un perjuicio en contra suya o en contra de la propia comunidad de vecinos. 

En el caso de que los acuerdos de la Junta sean contrarios a los Estatutos y a la Ley, éstos también podrán ser impugnados ante los Tribunales.


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados