Régimen de estimación objetiva para autónomos, ¿qué es?

Con la modalidad de estimación objetiva se determina el rendimiento neto tributario según los parámetros que fija Hacienda para cada actividad.

Régimen de estimación objetiva para autónomos, ¿qué es?
Se realiza en cuatro pagos fraccionados

El mundo de los autónomos tiene, además de las complicaciones propias del oficio, como es llegar a fin de mes con algo de beneficio, la opción de elegir para tributar bien mediante estimación directa o estimación objetiva.

En el caso de optar por esta última deberán guardar sus facturas según el orden de fechas y trimestres. También tendrán que archivar tanto los justificantes de los índices, módulos y signos aplicados. Aunque no es obligatorio que lleven libros contables, en caso de deducir amortizaciones tendrán que llevar un Libro de Registro de Bienes de Inversión.

Régimen de estimación objetiva



Se trata de un régimen de tributación que se realiza a través del IRPF, en el que se establece una valoración de los rendimientos de las actividades empresariales ejecutadas por las personas físicas.

Salvo que haya renuncia expresa, se aplica con carácter obligatorio a aquellas actividades empresariales que el Ministerio de Economía y Hacienda estime por medio de Orden Ministerial, Ley de Presupuestos del Estado o cualquier otra regulación de carácter extraordinario. Cada año van aumentando el tipo de actividades que pueden ser objeto de esta modalidad.

Alguna de ellas está una parte importante del comercio minorista, talleres de reparación de vehículos, cafeterías, restaurantes, bares, peluquerías…

El régimen de estimación objetiva no puede aplicarse por aquellos contribuyentes a los que la cantidad de rendimientos íntegros del año inmediatamente anterior sea superior, para el global de sus actividades económicas, los 450.000 anuales.

En caso de tratarse de actividades agrícolas y ganaderas, el límite establecido es de 300.000 euros. Para controlar la aplicación de estos límites se computarán las operaciones en las que exista obligación de emitir facturas, así como conservar estas facturas o anotaciones en el Libro de Registro de Ventas e Ingresos.

Hay que tener en cuenta también que si la cantidad de compras realizadas en bienes y servicios del año anterior, salvo bienes de inversión, es superior a 300.000 euros, el contribuyente no puede utilizar el régimen de estimación objetiva.

Lo que se busca con este tipo de régimen concreto es definir el rendimiento neto tributario según unos parámetros objetivos, como puede ser el número de empleados que traban en la actividad, la superficie del local o su situación. Estos parámetros son establecidos por el Ministerio de Economía y Hacienda para cada actividad concreta.

Así, el rendimiento neto que se puede atribuir a cada actividad provendrá de la suma de las cantidades correspondientes a los signos o módulos previstos para ella.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados