Régimen de estimación directa para autónomos, ¿qué es?

Dentro de los sistemas posibles a los que pueden optar los autónomos a la hora de tributar en el IRPF está el de la estimación directa.

Régimen de estimación directa para autónomos, ¿qué es?
Se deben facturar más de 600.000 € anuales

El momento de hacerse empresario tiene su aquel. Por fin damos el salto y pasamos de recibir órdenes a darlas, aunque sea a nosotros mismos. Una aventura ilusionante y no exenta de riesgo en la que además de intentar ganar dinero, también toca pagar impuestos por la actividad desarrollada. En este caso, dentro de los sistemas posibles para tributar en el IRPF está el de estimación directa.

Para ello los autónomos que elijan este sistema deberán cumplir una serie de requisitos. Veamos cuales son.

 

Requisitos para tributar por estimación directa

 

Podrán elegir este sistema aquellos autónomos que realicen tanto actividades empresariales como profesionales y facturen con ellas más de 600.000 euros en el año inmediatamente previo para el conjunto de sus actividades. En caso de que la cantidad sea inferior tienen la opción de tributar mediante el sistema de estimación directa simplificada.

También podrán elegir el sistema de estimación directa aquellos autónomos que realicen actividades empresariales o profesionales y hayan decidido renunciar al régimen simplificado o el de módulos al presentar el modelo 036/037, antes del último día del diciembre del año anterior.

Para calcular el rendimiento generado por la actividad se aplicará la regulación del impuesto de sociedades. Es decir ingresos (venta de productos y servicios, subvenciones, autoconsumo, indemnizaciones recibidas) menos gastos (gastos de personal y SS, reparaciones, consumos de explotación, alquileres o gastos financieros entre otros).

Para calcular el importe del pago fraccionado trimestral tomaremos el 20% del rendimiento neto generado desde principios del año hasta el último día del trimestre. A este le restaremos los pagos fraccionados de trimestres anteriores así como las retenciones soportadas en todo el año. Aunque la cantidad resultante sea cero o negativa, habrá que presentar la declaración. Si se trata de actividades agrarias y pesqueras, se restará al 2% de los ingresos del trimestre las retenciones de dicho trimestre.

 

Reducción del 20% en los rendimientos netos del IRPF

 

Todos aquellos autónomos que se dieron de alta del 1 de enero de 2013 en adelante y que decidan tributar por estimación directa del IRPF tendrán durante dos periodos impositivos un descuento del 20% en el rendimiento neto positivo.

Para ello tienen como requisito haber iniciado una actividad económica, lo que indica que no han realizado ninguna en el año anterior a la fecha de alta. Este descuento se aplicará también si se inicia una segunda actividad con posterioridad a la primera. El descuento nunca podrá superar los 100.000 euros anuales. Los autónomos en régimen de estimación directa deberán llevar también una serie de libros contables obligatorios.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: