Reformas de cocinas, 7 cosas en las que tienes que pensar

¿Pensando en reformas de cocinas? Piensa bien en todos los aspectos a tener en cuenta antes de empezar con las obras.

Reformas de cocinas, 7 cosas en las que tienes que pensar
Si quieres que dure muchos años, opta por colores neutros y acabados de calidad

¿Pensando en reformar la cocina? Como seguro que ya habrás podido comprobar, arreglar esta espacio de nuestra casa no es precisamente barato. Los azulejos, el suelo, los muebles, los electrodomésticos, la encimera, los tiradores…. Todo suma.

Por eso es importante pensar bien en todos los aspectos a tener en cuenta antes de empezar con las reformas de cocinas. Lo de ir sobre la marcha mejor lo dejamos para otras habitaciones. Para empezar, podemos hacer un listado con las cuestiones más importantes. Nosotros hemos puesto 7, pero siempre puedes añadir aquellos que tú consideres importante.

1. Adapta la cocina a tus necesidades reales

Las reformas de cocinas no son igual para todas las familias ya que no necesitaremos el mismo espacio si solo somos dos que una familia con tres hijos. Cuantos más muebles pongamos, más cara nos saldrá la obra.

 

2. Pide ayuda para la distribución

Solemos pensar que los diseñadores son muy caros y que solo pueden contratarlos personas con mucho dinero. Pero lo cierto es que en el caso de las cocinas la ayuda profesional es muy útil, ya que ellos saben cómo distribuir el espacio para que sea más cómodo y utilizar al máximo los metros cuadrados de nuestra cocina.

Muchas tiendas de cocinas tienen su propio equipo de diseñadores, quienes acuden a las casas para elaborar el diseño que más se adapte a las necesidades familiares.

 

3. Opta por modelos atemporales

Seguro que recuerdas que hace unos años las cocinas rojas con acabados brillantes eran lo último. Y probablemente incluso pensaste en ponerla así. ¿Pero estás seguro de que no te cansarías de ver todos los días esos muebles tan llamativos? Además, ese tipo de acabados corren el riesgo de pasar de moda enseguida. Por eso es mejor optar por modelos más atemporales y colores neutros, como el blanco o las maderas de un tono medio.

Lo mismo se puede aplicar a las baldosas del suelo y a los azulejos de la pared. Si optamos por algo discreto, puede que si mañana queremos volver a reformar la cocina solo tengamos que cambiar los muebles.

 

4. Escoge una encimera resistente

En las reformas de cocinas es común encontrarse con acabados de baja calidad para recortar gastos. Y las encimeras no suelen salir muy bien paradas. Lo bueno es que hoy en día existen muchas opciones económicas que dan el pego. Pero a durabilidad el granito, el mármol o el cuarzo son los mejores materiales. Lo malo es que son más caros.

 

5. ¿Merecen la pena los muebles a medida?

Un aspecto que influirá mucho en nuestro presupuesto es si la cocina va a ser a medida o la vamos a comprar modular. La primera opción es bastante más cara, por lo que es recomendable cuando el espacio tiene una forma rara o la cocina es muy pequeña y queremos aprovechar al máximo todos los huecos.

Por su parte, los muebles modulares son más baratos y tienen la ventaja de que podemos cambiar algunos elementos que se estropeen o hayan quedado desfasados, como las puertas, los cajones o los tiradores. Si queremos que parezcan hechos a medida siempre podemos añadir algún detalle personalizado, como añadir molduras, convertir una pared en una pizarra gigante o elegir electrodomésticos diferentes.

 

6. El interior tiene que ser resistente

En las reformas de cocina también tenemos que pensar en la calidad de los muebles. Piensa que van a tener que soportar mucho peso y además no son baratos. Por eso, si necesitamos recortar de alguna parte, es mejor elegir interiores resistentes y ahorrar en las puertas. Estas últimas podemos reemplazarlas más adelante.

 

7. Los electrodomésticos también son importantes

Si tienes todavía los electrodomésticos de hace 20 años quizás haya llegado la hora de retirarlos. Aprovecha que vas a reformar la cocina para deshacerte de ellos (puedes donarlos) y comprar electrodomésticos eficientes. Si son de categoría A+++, mejor que mejor. Son un poco más caros, pero ahorrarás en la factura de la luz.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados