Recurso de apelación en Primera Instancia: ¿cuánto dinero cuesta?

Hay ocasiones en las que se debe  solicitar un recurso de apelación, ¿pero en qué consiste? Te explicamos para que sirve este proceso junto con las tasas judiciales que conlleva.

Recurso de apelación en Primera Instancia: ¿cuánto dinero cuesta?
Infórmate de las tasas y el proceso legal

Para todas las personas, el recurso de apelación es uno de los derechos más importantes relativos a una tutela judicial efectiva.

Está protegido además por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el cual ha reconocido que existe la vulneración de este derecho básico si ante la realización de un juicio penal, el acusado no tiene derecho a apelar su sentencia.

Conviene que veamos brevemente en qué consiste este derecho de forma resumida, y además saber los cambios que ha sufrido en sus tasas con la llegada de las nuevas legislaciones.



¿En qué consiste el recurso de apelación en Primera Instancia?


El principal objetivo de un recurso de apelación es el de la impugnación, por lo que se busca que un tribunal superior pueda enmendar conforme a Derecho las resoluciones de tribunales inferiores.

Dicho de un modo más sencillo, cuando un juez dicta una sentencia o resolución, si una de las partes no está de acuerdo con la decisión que se ha tomado, puede usar la apelación, recurriendo así a un órgano jurisdiccional superior que va a revisar la sentencia y corregirla si procede.

Cuando hablamos de Primera Instancia es muy importante entender que ésta hace referencia al litigio llevado a cabo hasta que se da la sentencia ante el primer juez, incluyendo los juzgados de cuantía menor.

El proceso que viene después, cuando una o ambas partes no están conforme con la sentencia dada por el primer juez, es el juicio a Segunda Instancia, que es llevado a cabo por los Magistrados correspondientes a cada ámbito ya sea civil, penal o administrativo.

Normalmente tras la Segunda Instancia suele terminar el proceso, pero se puede solicitar un amparo para obtener la nulidad de las decisiones anteriores si las sentencias no fueron favorables.



¿Qué hay de las tasas judiciales?

El plazo de interposición del recurso es de 20 días, en cuyo defecto se declarará firme la sentencia sin posibilidad de impugnación posterior. Ahora bien, con respecto a las tasas, han ocurrido cambios muy importantes los dos últimos años.

La tasa por la interposición del recurso de apelación asciende a 801 euros por una cuantía principal reclamada de 18.000 euros reconocida en sentencia previa, pero desde el 28 de febrero de 2015, las personas físicas están exentas de tasas judiciales.

En 2016, se aprobó la sentencia 140/2016, de 21 de julio de 2016, del Pleno del Tribunal Constitucional, que declara nula la ley anterior de las tasas prevista en el artículo 7 de la Ley 10/2012.

¿Qué significa esto? Pues que la cuota de 800 euros para promover recurso de apelación y de 1.200 euros para los recursos de casación y extraordinario por infracción procesal quedan anuladas.

Hay que tener en cuenta que las tasas que se hayan fijado antes de la Ley 10/2012 siguen vigentes y hay que abonarlas como se dictaba en el período anterior a la ley.

En resumen, a día de hoy están exentas de pago para el recurso de apelación todas las personas físicas, gracias al cambio de ley en 2015 antes mencionado, y desde 2016 también las personas jurídicas con el derecho reconocido de asistencia jurídica gratuita.

Ante cualquier eventualidad, recomendamos siempre consultar con los profesionales, por eso es bueno que eches un vistazo a nuestra selección de los mejores bufetes de abogados.

El tema del recurso de apelación es algo en lo que debes invertir tiempo y recursos, ¡te deseamos suerte!


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados