¿Cómo puedo reclamar deudas si no tengo abogado?

Si queremos reclamar deudas de forma rápida podemos solicitar un proceso monitorio, un juicio rápido en el que no es necesaria la presencia de abogado ni procurador.

¿Cómo puedo reclamar deudas si no tengo abogado?

Reclamar deudas puede convertirse en un auténtico dolor de cabeza, sobre todo si no lo has hecho antes y no sabes cómo actuar.

Lamentablemente, para muchas personas se ha convertido en algo que tienen que hacer a diario.

Autónomos, dueños de pisos o de locales comerciales, comunidades de propietarios, empresarios... cualquiera puede ser víctima de la morosidad de otras personas.

El problema está cuando no tenemos un abogado que nos ayude a reclamar deudas.

¿Qué podemos hacer entonces? Para esos casos también hay soluciones.
 

Reclamar deudas mediante el proceso monitorio 


Una opción es acudir al proceso monitorio, algo así como un juicio rápido en el que no es necesaria la presencia de un abogado ni de un procurador.

Esto reduce en gran medida los costes para el acreedor. El proceso es bastante sencillo y con un poco de suerte no necesitaremos llegar al juicio oral. 


La ventaja es que los pasos que hay que dar son sencillos y el procedimiento es bastante rápido. Además, desde la modificación de la ley en 2011 ya no hay límite de la cantidad a reclamar (antes eran 250.000 euros).
 

1. Presentar la solicitud del proceso monitorio 


La petición ha de hacerse en el Juzgado de Primera Instancia que le corresponda al deudor en función de su domicilio.

Para poder iniciar el proceso tendremos que acreditar la deuda:
  • Con documentos donde aparezca la firma, sello, marca o impronta del deudor. Puede estar en cualquier soporte.
 
  • Con facturas u otros documentos (fax, telegramas, albaranes, etc.) donde aparezca esa deuda.
 

2. Admisión a trámite del proceso monitorio 


Una vez que el proceso ha sido admitido a trámite, el secretario judicial hará un requerimiento al deudor para que abone la deuda en un plazo máximo de 20 días. El pago debe acreditarse en el juzgado.

Pero si el deudor cree que la cantidad adeudada no es correcta o que no existe deuda alguna, puede presentar alegaciones. Si se opone a pagar la deuda y esta es de menos de 6.000 euros, el secretario judicial acuerda seguir el caso en un juicio verbal.

Para cantidades superiores a los 6.000 euros, el acreedor debe solicitar un juicio ordinario (tiene un mes de plazo para hacerlo). 


De no hacer alegaciones ni pagar la deuda, se  exigirá la ejecución forzosa (sería el equivalente a una sentencia judicial).

 

Cifras del proceso monitorio 


La rapidez de este procedimiento lo está convirtiendo en uno de los más gestionados en los juzgados de primera instancia de nuestro país. De hecho, se calcula que el proceso monitorio copa el 60% de las demandas presentadas.

Como decimos, pueden acudir a él todas las personas que quieran cobrar una deuda pendiente de cualquier naturaleza, no importa que haya vencido y sin límites de importe.

Por regla general, la tasa es de 100 euros más un porcentaje de la deuda a reclamar (0,10% para personas físicas y 0,50% para personas jurídicas).


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados