Cómo reclamar una deuda rápidamente

A la hora de reclamar una deuda, el tiempo es un recurso muy preciado. Con el procedimiento monitorio notarial podrás ahorrarte varios meses de burocracia, así que presta atención.

Cómo reclamar una deuda rápidamente
Las reclamaciones notariales simplifican en gran medida todo el proceso.

Cuando llega el momento de reclamar una deuda, los españoles hemos de enfrentarnos a un largo y tedioso proceso para poder conseguir las cantidades acordadas. Por fortuna, existen otras vías aparte de la judicial, que permiten ahorrar tanto en costes como en tiempo, uno de los recursos más valorados.

Gracias al procedimiento monitorio notarial, introducido con la Ley 15/2015 de Jurisdicción Voluntaria, el reclamar una deuda no supondrá toda una aventura nunca más para los acreedores. Vamos a ver las características de este nuevo proceso junto con los pasos necesarios para poder solicitarlo de forma sencilla y rápida.

El procedimiento monitorio notarial: requisitos y solicitud

Gracias a este proceso, se pueden reclamar las deudas líquidas, vencidas y exigibles, siempre y cuando cuenten con un documento justificativo. Existen excepciones a esta regla, y se dan en los casos tanto de deudas de alimentos, como en reclamaciones a la Administración Pública y los casos que enfrentan a empresarios y consumidores. De este modo, los profesionales y las empresas deben acudir a la vía judicial si quieren reclamar algo a los consumidores.

Para acreditar la deuda basta con usar cualquier tipo de certificaciones, facturas o albaranes que contengan la cantidad exacta de la deuda y que formen parte del proceso habitual a la hora de documentar los créditos. De igual modo, pueden usarse documentos que estén sellados o firmados por el deudor, con todos los conceptos desglosados. Es importante saber también, que el domicilio acreditado en estos documentos será el que se haga cargo de los requerimientos de la deuda.

Las solicitudes para el procedimiento monitorio se realizan ante el notario y con el documento que acredite y refleje la deuda, tal como hemos explicado. Si los requisitos se cumplen, el propio notario redactará el acta con todos los datos sobre ambas partes y sobre la naturaleza de la deuda. Aunque el plazo para efectuar los pagos por parte del deudor es de 20 días, este puede acudir al notario para oponerse a la reclamación.

¿Cuáles son las ventajas del monitorio notarial?

Si bien el procedimiento monitorio implica un menor coste económico que cuando se acude a los juzgados, es el ahorro de tiempo y recursos su principal reclamo de cara a los acreedores. El comprobar y acreditar todos los requisitos y requerimientos entre las dos partes de una deuda, supone varios meses de burocracia por la vía tradicional hasta que se producen los pagos, mientras que ante notario, el límite de 20 días marca la diferencia.

En los casos en los que el deudor rehúse pagar, se cerrará el acta notarial y se deberá acudir a un juez, pero gracias a este proceso se puede saber la actitud de ambas partes antes de entrar en un litigio mayor, reduciendo así los posibles problemas en el futuro, y dando tiempo al acreedor para poder organizarse. Ahora que sabes de la existencia de este método para reclamar una deuda, no dudes en hacer uso de sus ventajas y ahorra tiempo y dinero.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados