Recetas de tartas fáciles para San Valentín

Este San Valentín la estrella será el postre. Para ello te enseñamos a elaborar dos tartas fáciles con las que triunfarás.

Recetas de tartas fáciles para San Valentín
El chocolate y las fresas no pueden faltar en el día más romántico del año



¿Eres de [email protected] que celebra San Valentín? ¿Quieres sorprender a tu pareja con una cena romántica? Pues vamos a comenzar por el postre. En esta ocasión te propondremos un par de tartas fáciles con las que triunfarás.


Tartas fáciles para San Valentín: chocolate y nocilla


Pocas personas pueden resistirse al chocolate. En esta ocasión la base es un bizcocho, aunque por el resultado bien pudiera parecer un postre que podemos encontrar en el escaparate de las mejores pastelerías.

Para el bizcocho necesitaremos los siguientes ingredientes:
 
  • 80 ml de aceite (mejor de girasol)
  • 2 huevos
  • 250 gramos de azúcar moreno
  • 150 gramos de harina
  • 2 cucharaditas de levadura química
  • 30 gramos de cacao puro (mejor sin azúcar)
  • 100 ml de nata
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • Agua (150 ml)

También tendremos que elaborar una buttercream de nocilla o nutella, para lo que nos harán falta: 125 gramos de mantequilla, otro tanto de azúcar glas, una cucharada sopera de leche y 75 gramos de nocilla.

A la hora de preparar esta tarta fácil de San Valentín lo primero que hay que hacer es precalentar el horno (a 180°C por arriba y abajo).

Cogemos un molde para tartas no muy grande que tengamos en casa, aunque lo suyo es comprar uno con forma de corazón y lo untamos con mantequilla o spray para hornear.

A continuación seguimos estos pasos:

1. En un cuenco echamos el aceite y el azúcar. Mezclamos.
2. Añadimos un huevo y mezclamos. Después echamos el otro huevo y volvemos a mezclar.
3. En otro plato tamizamos la levadura, la harina y el cacao y agregamos la mitad de la cantidad a la mezcla anterior. Echamos la mitad de la nata y mezclamos. Repetimos la operación con el resto de la harina que nos quedó en el plato y la nata. Removemos hasta que no haya ningún grumo.
4. Hervimos el agua y la mezclamos junto la esencia de vainilla. Añadimos al resto de la pasta, mezclamos y vertemos en el molde.
5. Horneamos durante unos 30 minutos. 
6. Cuando el bizcocho esté hecho (para comprobarlo podemos meter un cuchillo y si la punta sale seca, es que ya esta) lo sacamos del horno y lo dejamos templar antes de desmoldarlo. Lo dejaremos enfriar del todo antes de seguir con la tarta.
7. Mientras tanto podemos ir haciendo la buttercream de nocilla. Para ello batimos la mantequilla (esta debe estar a temperatura ambiente), la leche y el azúcar glas (previamente tamizada) ayundándonos de unas varillas. Cuando hayamos conseguido una textura cremosa, añadimos la nocilla y volvemos a batir. 



8. Cortamos el bizcocho a la mitad (en sentido horizontal) y lo rellenamos con la crema de nocilla. Con el resto de la mezcla cubrimos la tarta, sin olvidarnos de los laterales. 
9. También podemos decorar nuestra tarta cubriéndola con fondant de color rojo o rosa. 

 

Tartas fáciles para San Valentín: fresas


Otra propuesta de tartas fáciles para San Valentin es esta tarta de fresas, la fruta romántica por excelencia. Como la anterior, la base es de bizcocho, pero los ingredientes y elaboración varían un poco.

En este caso utilizaremos natillas en lugar de cacao. Necesitaremos los siguientes ingredientes:
  • Natillas (250 ml)  
  • Azúcar (100 gramos) 
  • 4 huevos
  • Aceite (100 ml)
  • Harina (180 gramos)
  • 1 sobre de levadura 

Para su elaboración comenzaremos por batir con unas varillas las natillas y el azúcar. Después vamos añadiendo los huevos, uno a uno, sin dejar de batir. Vertemos el aceite (mejor de girasol) y seguimos mezclamos.

A continuación echamos la harina, previamente tamizada junto con la levadura, y batimos hasta que nos quede una masa homogénea y sin grumos. Vertemos la mezcla en un molde engrasado y horneamos a 180 grados (el horno tiene que estar precalentado) durante unos 30 minutos. Sacamos, dejamos templar, desmoldamos y reservamos. 

Mientras el bizcocho enfría podemos ir haciendo la gelatina de fresas, para lo que necesitaremos: medio kilo de fresas, un sobre de gelatina de fresas,  mermelada de fresa (150 gramos), azúcar (175 gramos), nata para montar (350 ml) y agua (300 ml).



Una vez tenemos todo listo, comenzamos:

1. Lavamos y cortamos unas 8 fresas y las ponemos a hervir en un cazo junto con un vaso de agua, 100 gramos de azúcar, la mermelada y el sobre de gelatina. Dejamos durante unos 10 minutos. Apagamos el fuego, retiramos el cazo, batimos la mezcla y reservamos.

2. Pinchamos el bizcocho con una aguja o palillos gordos y vertemos la mitad de la gelatina cuando haya templado. Reservamos.

3. Una vez que haya enfriado el resto de la gelatina, añadimos las fresas partidas que aún no habíamos utilizado. Reservamos.

4. Montamos la nata junto con el resto del azúcar.

5. Ayudándonos de una manga pastelera, decoramos el bizcocho. Debemos tener cuidado para que el centro del bizcocho quede más hundido que los bordes y de esa forma no se nos desparrame la gelatina con las fresas, que pondremos en el centro. Metemos en el frigorífico y dejamos enfriar.
 

También te puede interesar:

Continuar Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: