Receta de salsa roquefort casera para acompañar la carne

Detallamos la elaboración de la salsa roquefort para servir junto con la carne. Esta receta está planteada para 4 personas y es muy sencilla de preparar.

Receta de salsa roquefort casera para acompañar la carne
Consejos y recomendaciones para que la salsa quede en su punto

La salsa roquefort es un buen acompañante para carne, ya sea ternera, cerdo, pollo o pavo. Este aliciente puede venir muy bien, sobre todo si ves que la carne se ha quedado un poco seca.

El roquefort es un queso de origen francés, hecho a base de leche de oveja coagulada y cuyo sabor y olor característico es producto de cinco meses en los que se produce el moho que le da ese color y esa textura tan representativos.

Además de como salsa acompañante, no dudes en disfrutar de otras recetas con queso roquefort, como un risotto o unas empanadas.

Esta receta es muy sencilla de elaborar. Está pensada para una cantidad de 200 ml para 4 personas.

Cómo preparar salsa roquefort

 

Ingredientes

  • 100 g de queso roquefort
  • 200 ml de nata
  • 25 g de mantequilla
  • 1 cucharadita de harina de trigo
  • 1 diente de ajo
  • Pimienta negra
  • Sal

 

Preparación

En primer lugar vamos a pelar y machacar el diente de ajo. Por otro lado, desmenuzamos el queso roquefort. Ponemos la nata en un cazo y la calentamos a fuego bajo o medio. La nata nos servirá de base para nuestra salsa de roquefort. A continuación, echamos el queso y el ajo a la nata. Cuando el queso quede fundido, apartamos el cazo del fuego.

Ahora vamos a emplear otro cazo o sartén y añadimos la mantequilla a fuego bajo. En el momento en que se derrita, hay que añadir la harina e ir removiendo sin parar hasta que quede una masa homogénea, tostándola un poco. Acto seguido, añadimos la mezcla de nata, queso roquefort y ajo, removemos un poco y dejamos a fuego bajo durante 10 o 15 minutos.

Podemos ir probando la salsa roquefort, que estará lista hasta que no tenga sabor a harina cruda, según comenta el cocinero. Para concluir, salpimentamos sin pasarnos, ya que la mantequilla y el queso ya llevan sal. Y ya está lista para servir con la carne.

Algunos consejos y recomendaciones

Para evitar que la salsa roquefort quede demasiado líquida o espesa, tenemos la posibilidad de corregir añadiendo más harina, o bien más leche o nata. Por otro lado, si la salsa tiene demasiado gusto a harina, Javi Recetas nos aconseja aumentar el tiempo de cocción y añadir más leche.

Del mismo modo, vierte más queso roquefort si quieres conseguir un sabor más intenso. Puedes echar mano de otro queso similar que tengas en la cocina, como el queso gorgonzola o el queso azul. Otra alternativa es utilizar aceite de oliva en vez de mantequilla, aunque el sabor será menos suave.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados