Salsa brava casera, receta original de una salsa muy española

Compartimos una receta muy completa de la salsa brava, para cocinar de forma casera esta tapa tan mítica que encontramos en infinidad de bares españoles.

Salsa brava casera, receta original de una salsa muy española
Aprende a darle tu toque personal a esta tapa de toda la vid

La salsa brava es una receta de origen español, y, aunque no se conoce muy bien su lugar exacto de procedencia, muchos señalan a la ciudad de Madrid. La tapa de patatas bravas es un plato muy demandado en bares como Las Bravas, que ha registrado su nombre y patentado la salsa.

También hay incertidumbre sobre la receta. Hay quienes argumentan que no lleva tomate, pero otros consideran que no existe la receta única. Lo que sí que no puede faltar en esta salsa es el pimentón rojo dulce y picante y la guindilla. El resto requiere de ir mezclando los ingredientes paso a paso, a fuego lento y licuar al final.

 

Receta de salsa brava

salsa-brava
 

Ingredientes

  • 1 cebolla
  • 400 g de tomate
  • 2 ajos
  • 100 ml de vino blanco
  • 100 ml de caldo de carne
  • 1 guindilla cayena
  • 1 cucharada de pimentón rojo picante
  • 1 cucharada de pimentón rojo dulce
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Comino
  • Sal

 

Modo de preparación

Pelamos y cortamos primero la cebolla. Vertemos un chorro de aceite de oliva en una sartén y lo ponemos a calentar. Echamos la cebolla y la guindilla. En el momento en que la cebolla adquiera un tono transparente, añadimos una pizca de comino y sal. Es importante no echar demasiado comino para que la sala brava no salga demasiado especiada.

Añadimos, a continuación, el pimentón rojo dulce y el picante y volvemos a remover, sin permitir que se tueste. Procuramos que quede todo bien mezclado. Incorporamos el vino blanco bajando el fuego al mínimo, y dejamos que se cocine hasta que se evapore el alcohol. Posteriormente, añadimos el caldo de carne.

Pasados unos minutos, vertemos los tomates, que habremos triturado previamente, y vamos removiendo de vez en cuando, dejando que la salsa se reduzca durante 15 minutos aproximadamente. En su receta de salsa brava, Comedera.com, señala la capacidad del tomate para obtener una mayor consistencia. Rectificamos de sal si lo consideramos necesario.

En este punto, y como alternativa al tomate, puede emplearse harina como se detalla en la receta de salsa brava de Directo al Paladar. De cualquier forma, el objetivo es ir espesando la salsa.

Retiramos del fuego. Con una batidora o un robot de cocina, pasamos todo el contenido al vaso y trituramos hasta conseguir una textura fina. Ya tendremos lista la salsa brava para acompañar con patatas y servir una de las tapas más típicas de la gastronomía española. En caso que sobre, puede conservarse en el frigorífico durante unos días.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados