Pulpo a la gallega: la receta tradicional

¿Quieres aprender a cocinar el auténtico pulpo a la gallega? Hoy te enseñamos como preparar este plato estrella de la cocina gallega.

Pulpo a la gallega: la receta tradicional
Aprende a preparar este plato y sorprende a tus invitados

El pulpo a la gallega o a feira es un icono de la gastronomía gallega que no puede faltar en nuestro recetario de cocina tradicional.

Tradicionalmente, era un plato festivo elaborado en las fiestas o romerías, y la cocción corría a cargo de las llamadas polbeiras. Actualmente, se sigue manteniendo la tradición, pero también lo podemos encontrar en forma de tapa en cualquier bar de la comunidad gallega.

Si tú también quieres aprender a preparar pulpo a la gallega para disfrutar de este majar en casa, a continuación te explicamos paso a paso la auténtica receta tradicional. ¡Toma nota!

 

Cómo preparar el auténtico pulpo a la gallega

El pulpo a la gallega es un plato sencillo de elaborar, una vez que le cojas el truco, verás que te sale perfecto. Además, para su realización apenas necesitarás aceite, pimentón dulce y sal gruesa.

El pulpo suele venderse ya limpio, pero si prefieres realizar este paso en casa, el proceso no es nada del otro mundo. Tan solo tienes que vaciar el interior de la cabeza, las vísceras, los ojos y la boca, y limpiar los tentáculos.

 

Ingredientes

  • 1 pulpo
  • 4 patatas medianas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimentón dulce
  • Sal gruesa o escamada
  • Laurel

 

Preparación

1. Para empezar a cocinar el pulpo a la gallega, lo primero es poner agua a hervir con abundante sal y unas hojas de laurel.

2. Si el pulpo es fresco, debes golpearlo sobre una superficie dura para que quede la carne se ablande y quede más tierno. Según la tradición, deben ser 33 golpes.

3. Cuando el agua rompa a hervir, introduce el pulpo y sácalo tres veces. Es lo que se conoce como asustar el pulpo, debes cogerlo por la cabeza, meterlo y sacarlo del agua tres veces seguidas.

4. Después, deja el pulpo cocer durante unos 30 minutos. Ten en cuenta que el tiempo de cocción dependerá del tamaño del pulpo, así que lo mejor es pincharlo cada cierto tiempo para comprobar si está listo.

5. Mientras el pulpo se cuece, pon las patatas a cocer en otra cazuela.

6. Cuando el pulpo esté listo, córtalo con ayuda de unas tijeras, en rodajas de aproximadamente 1 centímetro de grosor.

7. Coloca la patata cocida y cortada en rodajas en una fuente, y distribuye por encima el pulpo. Tradicionalmente, el pulpo a la gallega se sirve en platos o tablas de madera.

8. Echa abundante aceite de oliva por encima del pulpo y las patatas, y espolvorea con sal gruesa o escamada y pimentón dulce al gusto.

9. Lo ideal es servirlo recién hecho, acompañado con un poco de pan para mojarlo en el aceite y un buen vino gallego. ¡Que aproveche!

 

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados