Receta de leche frita casera, un postre delicioso y fácil

Hoy aprenderemos a hacer una deliciosa receta de leche frita casera. Es bastante fácil, pero hay que tener paciencia porque lleva algo de tiempo.

Receta de leche frita casera, un postre delicioso y fácil
Lo importante es que la masa quede espesa para que podamos cortarla

La leche frita es uno de tantos postres típicos de la Semana Santa. Pero eso no quiere decir que no podamos comerla el resto del año. Es más, a mí me está apeteciendo un montón. Y como el verano se está acabando y ya no tengo que seguir con la operación biquini voy a darme el gusto. ¿Te apuntas?

Pues coge papel y boli que comenzamos a preparar una receta de leche frita casera bastante fácil. Hacerla bien lleva su tiempo, pero no es nada complicada.

Ingredientes para la receta de leche frita

leche-frita-con-fresas

Para preparar nuestra receta de leche frita casera (para 4 personas) necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • Medio litro de leche
  • Azúcar (100 gramos para la masa más un poco para rebozar)
  • Maizena (40 gramos para la masa más un poco para rebozar)
  • La piel de un limón
  • 1 rama de canela
  • 1 cucharada de canela molida
  • 1 huevo
  • Aceite de girasol

 

Elaboración de la receta de leche frita

Como decíamos antes, la preparación es fácil y el resultado será delicioso, pero para ello tenemos que tener un poco de paciencia y seguir los pasos adecuados. Aquí no hay atajos, o al menos yo no conozco ninguno. ¡Comenzamos!

Paso 1. Echamos la mitad de la leche (250 ml) en una cazuela y la ponemos a calentar junto con la piel de un limón y una rama de canela. Cuando veamos que está caliente, pero sin llegar a hervir, retiramos del fuego y tapamos durante unos 20 minutos para que infusione.

Paso 2. Transcurrido ese tiempo, colamos la leche, la vertemos en otra cazuela y la ponemos a calentar a fuego lento junto con el azúcar. Removemos de vez en cuando para que el azúcar se deshaga.

Paso 3. Mientras tanto, echamos la harina de maizena en una fuente honda junto con el resto de la leche. Mezclamos bien e incorporamos a la leche que tenemos calentando. Removemos suavemente con ayuda de una varilla y dejamos cocer a fuego lento durante otra media hora.

Paso 4. Transcurrido ese tiempo comprobamos que la masa ha espesado. Si no es así, tenemos que dejarla cocer un poco más. Si nunca has hecho leche frita no te preocupes. Sabrás que la masa está lista si al inclinar la cacerola la masa apenas se mueve.

Paso 5. Vertemos en un molde untado con aceite de girasol (ideal si es desmoldable o un fuente de cristal) y metemos en la nevera durante unas tres horas.

Paso 6. Al sacar la masa veremos que la textura ha quedado como una especie de gelatina, así que ha llegado el momento de desmoldar y de cortar la masa en trozos (aquí cada uno puede hacerlos más grandes o más pequeños, eso queda al gusto del consumidor).

Paso 7. Vamos poniendo el aceite a calentar y preparando los ingredientes para rebozar, cada uno en un plato. Ponemos la harina de maizena en uno, el huevo batido en otro y una mezcla hecha con el azúcar y la canela en rama en otro.

Paso 8. Rebozamos cada trozo de leche frita, primero en maizena y luego en huevo, y freímos en abundante aceite caliente. Según vamos sacando la leche frita le quitamos en papel absorbente, la rebozamos en la mezcla de azúcar y canela y la colocamos en el plato donde vayamos a servirla.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados