Receta de los auténticos buñuelos de bacalao

Los buñuelos de bacalao son una receta muy fácil y deliciosa, con la que podrás deleitar a todos tus invitados.

Receta de los auténticos buñuelos de bacalao
Disfruta de unos suaves y esponjosos buñuelos de bacalao

¿Preparado para descubrir la verdadera receta de buñuelos de bacalao? Pues has llegado al sitio correcto para aprender esta deliciosa manera de cocinar bacalao. Y hay algo que debes tener muy en cuenta, la calidad de la materia prima es fundamental para un resultado óptimo. Lo que más nos gusta de los buñuelos de bacalao es que es una forma de comerlos exquisita, hasta para los más pequeños, porque el pescado está totalmente limpio y sin espinas.

Los buñuelos de bacalao dorados y crujientes pueden ser un delicioso plato principal, pero también el perfecto aperitivo si los acompañas con alguna salsa de tomate y hierbabuena, de miel con mostaza o con alguna mayonesa casera. Sea como sea, estas pequeñas bolitas de masa son un placer para tu paladar.
 

Receta de buñuelos de bacalao tradicional


 

Ingredientes

  • 400 gramos de bacalao desalado
  • 1 cebolla grande
  • Perejil fresco
  • 200 gramos de harina de trigo (o de repostería, pero en este caso has de quitar la levadura química)
  • 3 huevos grandes
  • 150 gramos de mantequilla
  • 300 mililitros de agua
  • 2 cucharillas de levadura química en polvo
  • 1 litro de aceite de oliva suave
  • 1 pizca de sal
 

Preparación de los buñuelos de bacalao


Empezamos preparando todos los ingredientes. Debes picar la cebolla y pasar por agua el bacalao. Si éste es de salazón tendrá que estar en remojo unas 48 horas y cambiar el agua cada 6 horas.  Una vez desalado, has de desmigarlo en trozos pequeños y se revisa que no tenga ninguna espina.

Coge un bol pequeño y tamiza la harina de trigo con un colador. A continuación, añade dos cucharillas de la levadura química en polvo, mezcla bien y reserva.

En la cazuela donde harás la masa de los buñuelos de bacalao, echa la cebolla troceada y póchala con un poco de aceite de oliva. 

Pasados unos 5 minutos, incorpora el bacalao y ve haciéndolo a fuego alto. Ve moviendo con una cuchara para que no se pegue. Retira del fuego, añade el perejil fresco picado y mezcla con los otros ingredientes.  Saca de la cazuela y reserva para el final.

Ahora pon una cazuela a fuego medio con agua y mantequilla. Cuando llegue a hervir, retira y ve moviendo para que se funda todo y se integre.  Echa la harina tamizada (con la levadura de antes) e incorpora al fuego. Remueve todo bien para que se cree una masa homogénea y sin grumos.

Ten paciencia porque con el calor todos los que aparezcan se disolverán. El resultado final es una masa compacta que se despegará de la pared de la cazuela.  Apaga el fuego, retira la cazuela y deja que se atempere unos minutos antes de incorporar los huevos.

Esta masa de buñuelos de bacalao debe tener una textura entre crema y puré. Si ha quedado muy espesa puedes añadir un poco de agua y remover. Los huevos debes añadir de uno en uno. Hasta que no esté bien integrado el primero, no se debe añadir el segundo. Gracias a los huevos, la masa quedará brillante, cremosa y espesa.

Cuando ya esté lista la masa base, puedes introducir el bacalao y remover con cuidado para que se integre todo a la perfección. Deja que repose 20 minutos, ya que es mejor que esté tibia antes de freír.

Una vez pasado el tiempo de reposo, pon a calentar abundante aceite de oliva suave a fuego medio. Con la ayuda de dos cucharas pequeñas puedes ir formando bolitas de la masa para ir friendo.  La clave para que este plato quede perfecto es la temperatura del aceite.

Si está poco caliente, la masa se hundirá. Pero si está demasiado, se creará una envoltura seca alrededor de la masa de buñuelo que impedirá que crezca.

Así que es importante tirar unas primeras bolitas de prueba para testar la temperatura y ver cómo crecen. Si todo va bien, una vez dorados puedes sacarlos y ponerlos en papel absorbente. Lo ideal es comerlos calientes, no hay nada como notar su jugosa esponjosidad.

Ahora solo te queda disfrutar de estos ricos buñuelos de bacalao como primer plato o como aperitivo. Os recomendamos una salsa muy buena y sencilla para acompañar. Fríe media cebolla, con 150 ml de salsa de tomate, añade un toque de tabasco y para finalizar unas hojas de hierbabuena. El contraste de sabor y color es alucinante.

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados