Crema catalana, cómo preparar este postre tradicional

¿Eres un amante de los postres tradicionales? Aprende a elaborar la auténtica receta de crema catalana y disfruta de un sabor y textura único.

Crema catalana, cómo preparar este postre tradicional
Además del clásico postre, la crema catalana puede usarse como relleno

La crema catalana es un postre muy típico de Cataluña, aunque poco a poco se ha ido extendiendo a otras comunidades hasta formar parte de nuestro recetario tradicional.

Este postre se elabora principalmente con leche aromatizada, yema de huevo, azúcar y harina de maíz. Y suele servirse en una cazuelitas de barro con una superficie de azúcar quemado, aunque también puede usarse como relleno en repostería, al igual que la crema pastelera.

Normalmente, este postre se comía tradicionalmente durante el día de San José, y poco a poco se convirtió en el postre por excelencia para los días festivos.

Actualmente, la crema catalana se disfruta en cualquier día del año, y además posee numerosas vertientes y productos derivados, desde turrones o helados hasta licores. Pero, sin duda, no hay nada mejor que la receta tradicional.

 

Receta de crema catalana

Al contrario de lo que se pueda pensar, la elaboración de la crema catalana es muy fácil y rápida. Aunque tendremos que poner atención a la hora de cocinar la leche, ya que tenemos esperar a que espese sin dejar que llegue a hervir.

Normalmente, cada uno aromatiza la leche a su gusto, pero en este caso se usa siempre canela, ralladura de limón o naranja, y para quemar el azúcar se suele usar una espátula de hierro o un soplete.

A continuación te dejamos la receta completa para que aprendas a elaborar este postre tradicional paso a paso.

Ingredientes para 6 personas

  • 1 litro de leche entera
  • 6 yemas de huevo
  • 100 gr de azúcar
  • 40 gr de maicena
  • 1 ramita de canela
  • Ralladura de ½ limón
  • Ralladura de ½ naranja
  • Azúcar para caramelizar

 

Preparación

1. Para empezar a preparar nuestra crema catalana colocamos la leche en un cazo, junto con la canela, la ralladura del limón y la de naranja, y cocinamos a fuego lento. Recuerda reservar un poquito de leche para disolver la maicena.

2. Mientras infusionamos la leche, mezclamos en un bol aparte las yemas de huevo, el azúcar y la maicena ya disuelta.

3. Justo antes de que la leche rompa a hervir, la retiramos del fuego y, utilizando un colador, la vertemos al bol, junto con las yemas, el azúcar y la maicena. Siempre sin dejar de remover para que se mezclen bien todos los ingredientes.

4. Incorporamos nuestra crema catalana de nuevo al cazo y cocinamos a fuego lento, sin dejar de remover, hasta que espese.

5. Una vez que tengamos la textura deseada, retiramos el cazo del fuego y colocamos la crema en pequeños moldes para postres o en las tradicionales cazuelitas de barro. Reservamos los moldes a temperatura ambiente hasta que se templen y los metemos al frigorífico.

6. Justo antes de servir la crema catalana, añadimos una cucharada de azúcar en la superficie, caramelizamos con ayuda de un soplete o una espátula, y a comer. ¡Que aproveche!

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados