Razones por las que no te conviene estar en una lista de morosos

Entrar en una lista de morosos puede acarrear graves consecuencias, no solo a la hora de solicitar un crédito, sino también sanciones económicas que pueden llevar al embargo de bienes.

Razones por las que no te conviene estar en una lista de morosos
RAI, ASNEF o CIRBE son algunas de las listas de morosos más conocidas en nuestro país

Las listas de morosos funcionan como unos ficheros donde se registran los datos y la deuda de las personas que tiene impagos con determinadas empresas o entidades financieras.

Si tu nombre aparece en una de estas listas, quiere decir que tienes una deuda, y esto tiene unas claras consecuencias negativas, tanto para ti como para tu relación con las entidades bancarias.

Para que veas la importancia de evitar aparecer en una lista de morosos, hoy te traemos las razones principales por las que no te conviene por nada del mundo entrar en una de ellas.

 

POR QUÉ NO TE CONVIENE ESTAR EN UNA LISTA DE MOROSOS


 

Crece la desconfianza de las empresas y las entidades financieras

Aunque tu deuda sea mínima, el simple hecho de aparecer en una lista de morosos puede ser fatal para tu relación con el banco o con cualquier otra entidad. Ten en cuenta que este es uno de los principales motivos para que una empresa o una entidad financiera desconfíe a la hora de conceder préstamos o cualquier otro bien o servicio. 
 

Es difícil acceder a hipotecas o cualquier otro tipo de crédito

Si nuestro nombre aparece en una lista de morosos, la denegación de créditos o hipotecas es una consecuencia inmediata. Las entidades financieras suelen negarse a conceder cualquier tipo de préstamo a los clientes que constan en dichas listas, ya que son considerados no solventes. 
 

Conlleva problemas a la hora de contratar o comprar determinados bienes o servicios

Estar en una lista de morosos, también implica problemas en la contratación de diversos servicios, como por ejemplo, el suministro eléctrico. Además, tampoco podremos firmar contratos con empresas de telefonía móvil o internet. 

Tan solo algunas entidades financieras concedes préstamos y créditos en caso de morosidad, y normalmente se trata de créditos rápidos.
 

Posibles sanciones económicas e incluso embargos

Al ser incluido en una de estas listas, las entidades financieras o las empresas perjudicas pueden presentar una demanda, además de los costes judiciales o las comisiones por impago, estas entidades pueden llegar a actuar sobre la hipoteca o cualquier otro tipo de bienes con los que puedas responder a la deuda.
 

Es fácil entrar, pero difícil salir

Para salir de la lista de morosos es esencial pagar la deuda al completo. De este modo, también evitas cargar con más comisiones o penalizaciones. Sin embargo, muchas veces, para salir de la lista de morosos no basta con pagar la deuda al completo, ya que estas listas no suelen ser actualizadas y tu nombre puede permanecer ahí durante hasta 6 años.

Para que tu nombre desaparezca de la lista, una vez saldada la deuda, lo mejor es dirigirte a la entidad que gestiona dicha lista y solicitar la cancelación. Para ello necesitas tu DNI y la documentación que acredite que la deuda está liquidada.

En última instancia, siempre puedes acudir a la Agencia Española de Protección de Datos, a través de la cuál podrás solicitar información y datos correspondientes a la compañía que se hace cargo de la lista o incluso podrás tramitar tu reclamación.


Recuerda que lo ideal es que siempre mantengas al día tus pagos. Es cierto que a veces la situación económica no lo permite, pero por ello es importante actuar con responsabilidad, leer siempre la letra pequeña de nuestros contratos, tanto con empresas como con entidades financieras, y tener una cierta seguridad económica para poder hacer frente a los pagos.

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados