Raíces y orígenes del Día de Todos los Santos en España

Con la llegada de Noviembre, se acerca tambíen el Día de Todos los Santos. Te contamos sus orígenes y te detallamos cómo puedes participar en la celebración, ¡que no caiga en el olvido!

Raíces y orígenes del Día de Todos los Santos en España
Aprende un poco sobre este día tan señalado

Entre las nuevas generaciones son muchos los que hoy día no conocen bien una tradición tan católica y española como es la de celebrar el Día de Todos los Santos cada 1 de noviembre.

Esta festividad nos recuerda a los santos mártires y a aquellos seres queridos que ya no están, pero poco a poco los más jóvenes optan por celebrar Halloween la noche del 31 de octubre, así que para dar vida de nuevo a este evento social y espiritual que tantos años ha acompañado a nuestros mayores, vamos a hablar sobre sus orígenes y costumbres.


Conoce el orígen del Día de Todos los Santos



Muchos siglos atrás, la iglesia en sus comienzos siempre celebraba la fecha emotiva en la que un Santo se convertía en mártir, con importantes eventos en el lugar del suceso si éste pertenecía al ámbito de alguno de los reinos cristianos de la época.

Sin embargo, a lo largo de la historia han sido tantos los mártires cristianos, especialmente durante las distintas épocas de persecuciones, que era imposible indicar una fecha concreta para cada Santo.

Con objeto de poder venerar a todos y cada uno de ellos, se llegó a la conclusión de que había que instaurar un día especial que representase a todos, el Día de Todos los Santos.

Como elemento curioso, la fiesta del Samhain o Nuevo Año celta que dio lugar al popular Halloween, se celebraba junto al Día de Todos los Santos el 31 de octubre, por eso mismo el Papa Gregorio III cambió la festividad cristiana al 1 de noviembre en el siglo VIII.



El Día de Todos los Santos en España y sus costumbres

En España, tenemos distintas tradiciones que acompañan a este día tan señalado. Algo común a todas las familias durante los días 1 y 2 de noviembre es la visita a los familiares difuntos en cada uno de los cementerios, aprovechando previamente para limpiar y engalanar con guirnaldas las lápidas para el día del evento.

Se deposita un ramo de flores y se reza junto a la tumba del ser querido, haciendo memoria de su vida.

La tradición no solo se compone de una parte espiritual, sino que se consumen dulces muy sabrosos típicos de esta fecha como los buñuelos de viento o los huesos de santo y se acude a tiendas y floristerías para personalizar un ramo de flores bonito antes de visitar los cementerios.

Ahora que ya has aprendido lo básico sobre el Día de Todos los Santos, es un buen momento para que participes de esta tradición y así no caiga en el olvido.

Puedes echar un vistazo aquí para adquirir un ramo de flores especialmente diseñado para este día y también hacerte con una caja de los dulces típicos que sin duda, ¡harán las delicias de todos!


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados