Quiero crear una empresa: ¿Qué impuestos tengo que pagar?

¿Estás pensando en crear una empresa? Conoce las obligaciones fiscales a las que tendrás que hacer frente como autónomo o como sociedad.

Quiero crear una empresa: ¿Qué impuestos tengo que pagar?
La forma jurídica de tu negocio va a definir tus contribuciones


Crear una empresa supone mucho más que buscar un local o disponer de capital financiero. Si quieres emprender es importante realizar una planificación a largo plazo, definir bien la actividad a desarrollar, y elegir la forma jurídica de tu proyecto.

Hay que tener en cuenta que no es lo mismo tributar por el IRPF que hacerlo por el Impuesto de Sociedades, y el volumen de la empresa será clave a la hora de pagar más o menos impuestos.

Para elegir la forma jurídica de tu negocio debes tener en cuenta diversos de factores, como por ejemplo, la cuantía de capital, si requieres o no de más socios o la responsabilidad frente a terceros. 

A continuación vamos a ver más detalladamente las obligaciones fiscales de las principales formas jurídicas que podemos adoptar a la hora de crear una empresa.
 

Crear una empresa: ¿autónomo o sociedad?


Crear una empresa como autónomo

A la hora de crear una empresa, hacerse autónomo resulta un proceso mucho más sencillo e implica bastante menos papeleo que constituir una sociedad.

Bajo la figura de autónomo podrás ejercer tu actividad profesional como persona física, pero deberás asumir ciertas responsabilidades y obligaciones fiscales.

Para darte de alta como autónomo, antes de tus obligaciones con la Seguridad Social, será necesario que te des de alta en la Agencia Tributaria y que indiques el impuesto de actividades económicas que te corresponda.

Puedes hacerlo a través de un listado proporcionado por la Agencia Tributaria.

También tienes que tener en cuenta que los autónomos tributan vía IRPF, por lo que tienen que informar de sus ingresos en la declaración de la renta.

Además, dependiendo de la cuantía de sus ingresos, los autónomos sufren un mayor o menor tipo impositivo, con un mínimo del 15% y hasta un máximo del 47%.

En el caso de los nuevos autónomos, éstos pueden aplicar una retención del IRPF con una reducción del 7% durante los 3 primeros años.



Crear una empresa como sociedad

Si el volumen de tu empresa va a ser más alto y vas a adquirir responsabilidades con terceros, ya sean socios o trabajadores, lo más recomendable es constituir una sociedad.

En este caso existen dos modalidades principales, la sociedad anónima o la sociedad limitada, pero ambas tributan por el Impuesto de Sociedades. La elección entre una y otra dependerá de tu implicación en el negocio y del capital social.

El gravamen general en el Impuesto de Sociedades es del 25%, pero hay que tener en cuenta algunas excepciones:
 
  • Las entidades de nueva creación tienen una reducción del tipo impositivo del 15%, aplicable durante los dos primeros años.
 
  • El tipo impositivo también puede reducirse hasta el 25% por mantenimiento o creación de empleo.
 
  • Las cooperativas fiscalmente protegidas pagan el 20%.


Quizá lo más conveniente al crear una empresa es empezar como autónomo, y una vez que el negocio siga adelante y puedas asumir más riesgos, puedes plantearte el cambio a una sociedad.
 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados