¿Quieres que las mejores cuentas remuneradas siempre te den más?

Una estrategia para disfrutar de toda la rentabilidad de las mejores cuentas remuneradas es ir cambiando de banco

¿Quieres que las mejores cuentas remuneradas siempre te den más?
Objetivo: Fidelizar a los clientes actuales
  • Los intereses bajan notablemente tras un periodo inicial que oscila entre los 4 meses y el año

¿Estás cansado de que tu banco te dé una rentabilidad mínima por tu dinero? Pues ya es hora de empezar a buscar otras alternativas. Las mejores cuentas remuneradas son aquellas que te ofrecen un TAE más elevado por tus depósitos sin cobrarte ningún tipo de comisión. Las hay que incluso ofrecen un 5% de intereses, como es el caso de Bankinter.

 

Pero, al igual que ocurre con el resto de estos productos, las mejores cuentas remuneradas también rebajan el tipo de interés tras un periodo inicial. Esto quiere decir que, después de un tiempo (oscila entre los 4 meses y el año), el dinero que nos paga el banco periódicamente por nuestros ahorros disminuye notablemente. 

 

Un truco para que las mejores cuentas remuneradas siempre te den más por tu dinero es ir cambiando de banco una vez finalizado el periodo inicial. Sólo tienes que transferir tu dinero a otra entidad y empezar a beneficiarte del TAE ofrecido para los primeros meses. De esta forma, puedes contratar la cuenta de Bankinter (5% TAE). Pasado el primer año, y antes de que el tipo de interés baje al 2% podemos, por ejemplo, contratar la Cuenta Naranja de ING Direct. Durante 4 meses disfrutaremos de un tipo de interés del 2,40%. Después la rentabilidad bajará hasta el 1% pero, antes, ya tendremos pensado a qué entidad vamos a transferir nuestro dinero.

 

Si esta estrategia no te convence, siempre puedes hablar con tu oficina. De vez en cuando, los bancos lanzan promociones destinadas exclusivamente a clientes actuales. Como el objetivo el fidelizar, probablemente puedas ir moviendo tu dinero de una cuenta a otra una vez finalizado el periodo inicial. Así también aumentará la rentabilidad, que, al fin y al cabo, es lo que nos interesa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados