Quiche de espinacas y queso, receta sana y fácil

Proponemos la deliciosa receta de la quiche de espinacas y queso, con inspiración francesa, un plato fácil y perfecto para reuniones con amigos y familia.

Quiche de espinacas y queso, receta sana y fácil
Con los ingredientes utilizados tradicionalmente en su receta francesa

Hoy vamos a aprender a cocinar una deliciosa quiche de espinacas y queso. Para los franceses, podría decirse que no hay reunión con los amigos o la familia en la que falte una quiche: en cualquier buffet, pic nic, reunión en casa… es como una de sus recetas más típicas para este tipo de ocasiones. De hecho, tienen incluso un dicho que incluye este plato: “Être une quiche”, que quiere decir algo así como no saber hacer algo, como “Je suis une quiche en math”, que podría traducirse por “se me dan fatal las matemáticas”.

Su fácil preparación y la gran libertad que da a la hora de elegir sus ingredientes, la convierten en el plato perfecto. Y es que, si bien es cierto que necesita de unos ingredientes básicos para su elaboración, como la masa, y los huevos, (y hay quien también dirá que el queso), el resto es fácilmente sustituible por “lo que encuentres en tu nevera o despensa”. Así es que como este tipo de recetas rápidas y para momentos sociales viene siempre bien tenerlas a mano.

Receta de quiche de espinacas y queso


Ingredientes

  • 300 g de espinacas congeladas
  • 1 masa de hojaldre
  • 150 g de nata o crema de leche
  • 200 g de queso ricotta
  • 50 g de queso gorgonzola o queso feta
  • 3 huevos frescos
  • Sal
  • 1 pizca de nuez moscada


Preparación

En la preparación y en el resultado final influirán, y mucho, los ingredientes seleccionados.

Según la recomendación de unos amigos franceses, para ser fieles a la esencia de la receta, tenemos que utilizar: pate feuilleté, masa de hojaldre (porque hemos decidido hacer el quiche de espinacas y queso con masa ya preparada para que la receta sea lo más fácil y rápida posible), huevos pero que sean frescos, el queso que sea ricota o queso de cabra, y si la tuviésemos a mano en el supermercado también podríamos añadir creme fraiche, en vez de nata.

Pues bien, cogemos la masa (si está congelada, tendremos que sacarla con media hora de antelación del congelador).

Precalentamos el horno a 200º.

Cogemos la masa y la extendemos sobre el molde que queramos emplear. Y la metemos en el horno durante unos 10-12 minutos, para que se dore un poco. Previamente, con un tenedor, agujereamos la masa por toda la superficie, para que cuando se hinche de aire no se abombe y explote, y también podemos colocar sobre ella algo de peso, como unos garbanzos (con este peso evitaremos que con el calor la masa suba y no nos sirva como recipiente de todo el contenido que le añadiremos como relleno).

Transcurrido ese tiempo, sacamos el molde con la masa del horno y lo colocamos sobre una rejilla en la encimera para añadirle el relleno.

Previamente hemos descongelado y escurrido las espinacas.

A continuación, en un bol, hacemos una mezcla con el resto de ingredientes: queso ricota, nata o creme fraiche, el huevo y el queso gorgonzola (el queso de cabra lo reservaremos para colocarlo adornando justo antes de volver a introducirlo todo en el horno). Salpimentamos.

Y ahora vertemos esta mezcla en el interior del molde con la masa. Colocamos el queso de cabra en la superficie, y volvemos a introducir en el horno durante unos 30 minutos a 180º.

Et voilá, listo para servir.

 

También te puede interesar:

Continuar Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: