¿Qué puedo utilizar como aval?

Si vas a pedir un crédito, probablemente tengas que presentar un aval. Para ello, puedes utilizar desde bienes propios hasta una tercera persona.

¿Qué puedo utilizar como aval?
Es una figura muy utilizada cuando se otorga un crédito

El aval es una figura (puede ser un bien material o una tercera persona) que se usa en un crédito para garantizar el pago del mismo. En el caso de que la persona que solicita y firma un crédito no cumpla con los pagos que el mismo conlleva, la responsabilidad de los pagos pasa a la tercera persona (avalista) o se ejecuta la retoma del bien.

Aunque no todos los préstamos o créditos requieren el uso de esta figura, es un requisito bastante común, especialmente cuando el crédito es por una suma significativa. Por eso, lo mejor que puedes hacer es saber qué puedes utilizar como aval… hoy te contamos.

Esto es lo qué puedes utilizar como aval


Una tercera persona

El más frecuente de los casos es que el aval sea una tercera persona. En este caso, cuando el deudor incumple con los pagos al acreedor, la responsabilidad de los mismos recae sobre esta tercera persona, que en el contrato se conoce como avalista.

Lo más común, es que actúen como avalistas familiares o personas muy cercanas. Principalmente porque son los que más probablemente estén dispuestos a asumir esta responsabilidad, que no es poca.

Un bien material

El segundo más común de los casos es que se utilice un bien material como aval: la casa o el coche, por ejemplo.

En este caso, el bien queda retenido como prenda mientras se pague la totalidad del crédito. Aunque se mantenga la propiedad del bien durante el crédito, el mismo no se puede ni traspasar ni vender.

Como mencionamos al principio, en caso de incumplimiento, el acreedor se queda con el bien definitivamente.

Un banco

También es posible utilizar otra entidad bancaria como aval. En este caso, se contrata el servicio con la tercera entidad bancaria se paga una cuota mensual a ese banco para mantenerlo como avalista.

Es muy solicitado, especialmente cuando no hay personas físicas disponibles o cuando no se quieren utilizar los bienes que se tienen en propiedad. El principal punto en contra es que – especialmente en créditos grandes – los pagos mensuales pueden ser altos.

La propia nómina

Aunque es posible, es mucho menos común que la nómina se use como aval. Funciona de la misma manera que cuando se utiliza un bien material.

En el caso de incumplimiento, se embarga parte de la nómina permitida por ley, una que nunca puede ser igual al 100 %. Esto, sumado a la inestabilidad laboral que puede enfrentar el deudor hace que esta opción no sea muy aceptada.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: