¿Qué tengo que tener en cuenta para hacer una comparativa de cuentas remuneradas?

Asegurarte de que puedes domiciliar los recibos o sacar dinero en los cajeros son algunos de los factores a tener en cuenta al realizar una comparativa de cuentas remuneradas

¿Qué tengo que tener en cuenta para hacer una comparativa de cuentas remuneradas?
Siempre pendientes de los intereses
  • Debemos analizar los intereses a largo plazo, pues la rentabilidad baja transcurridos unos meses

Unas nos dan más rentabilidad por nuestro dinero, otras menos. Las hay que nos devuelven parte del importe de los recibos domiciliados, y/o de los repostajes que realicemos. Con unas pagamos comisiones, con otras no. Hablamos de las cuentas remuneradas, un producto con el que podremos rescatar nuestro dinero siempre que queramos.

 

Como ocurre con casi todos los productos financieros, en el mercado hay muchísimas cuentas remuneradas, aunque no todas merecen la pena. Si estás pensando en abrir una, debes seguir una serie de pautas que te ayudarán a hacer una buena comparativa de cuentas remuneradas:

 

  • Lo primero que hay que analizar es la TAE (Tasa Anual Equivalente), pues es la que refleja exactamente la rentabilidad anual que vamos a obtener por nuestros depósitos. En este punto volvemos a insistir en que el TAE que debemos calcular es el anual. Si el banco sólo nos informa del mensual, multiplicaremos esa cantidad por 12.

 

  • No quedarnos sólo con el tipo de interés inicial que nos ofrece el banco, ya que este sólo dura unos pocos meses. A partir de los 4 meses o, en el mejor de los casos, del primer año, la rentabilidad baja. Por eso es importante incluir también los intereses a largo plazo en nuestra comparativa de cuentas remuneradas. Eso, o ir pensando en dónde vamos a contratar nuestras siguientes cuentas remuneradas una vez cumplido el periodo inicial. Por ejemplo, mientras que durante el primer año Bankinter ofrece un 5% TAE, a partir del segundo baja al 2%. 

 

  • Las comisiones. La mayoría de las cuentas remuneradas no conllevan gastos ni comisiones, pero podemos encontrarnos con alguna sorpresa al leer en profundidad la letra pequeña.

 

  • Asegurarte de que puedes domiciliar los recibos o sacar dinero en los cajeros son otros de los factores a tener en cuenta al realizar una comparativa de cuentas remuneradas.

 

En definitiva, hay tantas cuentas remuneradas como necesidades personales tiene cada cliente. Así que lo mejor es no quedarse con la primera cuenta remunerada que nos ofrezcan, porque puede que no esté pensada para nosotros. O sí.

 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados