¿Qué son los intereses de demora de Hacienda?

El impago de la cantidad de dinero debida genera intereses de demora entre Hacienda y los contribuyentes deudores, así como a la inversa.

¿Qué son los intereses de demora de Hacienda?
El retraso en la devolución de la renta también genera intereses

Pagar a tiempo el pago acordado supone para muchos un esfuerzo difícil de conseguir. Puede ocurrir que en el momento que surgió la obligación se disponía del dinero, pero cuando llega el momento de cumplirla no se tiene el capital. También porque prefiera uno hacerse el remolón y tirar del clásico ¡ya te pagaré! Con Hacienda esto resulta más complicado pues surgen entonces los intereses de demora.

Se aplica tanto a las deudas surgidas entre los contribuyentes y la Agencia Tributaria como en los retrasos de ésta a la hora de pagar las respectivas devoluciones del impuesto de la renta. El interés de demora aplicado, al igual que el legal del dinero, son establecidos mediante los Presupuestos Generales del Estado y su vigencia es de un año.

 

Intereses de demora y su aplicación

En la Ley 58/2003 de 17 de diciembre, General Tributaria indica que los contribuyentes que no abonen a tiempo a la Agencia Tributaria estarán obligados a pagar intereses por la deuda acumulada. También ocurrirá en el caso que sea la propia Agencia Tributaria la que tenga deudas con los contribuyentes.

En esta última situación, es la propia Hacienda la actúa de oficio e incluye los intereses de demora en su deuda sin que haga falta que sea el contribuyente afectado el que lo solicite. No obstante, este interés sólo se pagará si la deuda por la devolución de la renta se produce más tarde del 31 de diciembre del ejercicio en curso. Es decir, Hacienda tiene de plazo para pagar sin intereses dentro de los seis meses siguientes a la finalización de la campaña de la renta.

El Banco de España ha indicado que desde 1985 los intereses de demora que se aplican a efectos tributarios resulta ser el de interés legal del dinero incrementado un 25%, a no ser que la Ley de Presupuestos Generales del Estado opte por establecer otro, como ha sucedido en los últimos años.

Hay que tener en cuenta que el tipo de interés de demora se aplica para todo el año, no como un total de la cantidad adeudada. Si Hacienda debía habernos ingresado 1.500 euros y se le pasa el plazo de pago, no debería abonarnos 1.575 euros, si calculamos para un 5% del tipo de interés. Este 5% sería en caso de que la Agencia Tributaria se retrasara un año en su obligación. Cuando el periodo de pago es menos tiempo, únicamente se aplica la parte proporcional correspondiente. Por eso, si se devuelve en febrero del año siguiente, por ejemplo, la cantidad de recargo a abonar es mínima.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados