¿Qué puedo hacer si me cambian de puesto de trabajo?

Durante la vida laboral desarrollada en una empresa, es posible que el trabajador sea cambiado de puesto de trabajo, sin perder una serie de derechos.

¿Qué puedo hacer si me cambian de puesto de trabajo?
La movilidad funcional puede ser tanto ascendente como descendente

El trabajo es el recurso que los hombres inventaron para poder mantener sus gastos de manutención (comida, vivienda y ropa), y si sobra algo, pues para permitirse el fútbol de pago, un coche con el que desplazarse o un fin de semana en un hotelillo con habitación doble y desayuno incluido.

Si no fuera por estos pequeños detalles, muchos serían los que no volverían a pisar la oficina, fábrica o taller para no ver más la cara de aquel jefe o compañero que los lleva por la calle de la amargura.

Que te cambien de puesto de trabajo es una de las posibilidades que pueden ocurrirle a un empleado en el desarrollo de su actividad laboral en su empresa.

Es lo que se denomina movilidad funcional, la cual puede ser tanto ascendente como descendente. La ascendente se produce cuando la empresa cambia el puesto de trabajo del empleado para desempeñar uno de superior nivel al de su categoría profesional.

El descendente, justo el caso contrario. En este caso la empresa cambia de puesto de trabajo al empleado para que desempeñe una función inferior a su categoría profesional. 
 

Casos de cambio de puesto de trabajo y opciones del trabajador


En caso de movilidad funcional ascendente

Para que la empresa pueda hacerlo tienen que producirse tres condiciones:
  1. Que existan razones organizativas o técnicas que justifiquen la acción de la compañía.
  2. Que este cambio de puesto de trabajo para realizar funciones superiores sea sólo por el tiempo necesario para su realización.
  3. Que sea notificado antes a los representantes sindicales.

El trabajador no puede negarse a aceptar el cambio de puesto de trabajo si se producen estos tres requisitos, ya que viene reflejado en el artículo 39 del Estatuto de los Trabajadores.
 
Si estas funciones superiores a desarrollar duran más de seis meses durante un año, o bien llegan a ocho meses durante dos años, el empleado podrá reclamar el ascenso merecido.

Lo único que lo puede evitar es que el Convenio Colectivo no indique lo contrario o que las normas de la empresa para cubrir vacantes exijan, por ejemplo, superar un proceso de selección.
 
Para poder tener las retribuciones correspondiente al puesto superior que desarrolla debe realizar, si no todas, al menos la mayoría de las funciones correspondientes a esta categoría profesional.
 
Si la empresa no quiere darle el ascenso, el trabajador puede demandarla ante los Juzgados de lo Social. Además, el empleado tiene derecho a cobrar el sueldo que corresponda a las nuevas funciones realizadas.



En el caso de movilidad funcional descendente

Es un caso más sencillo ya que, aunque las funciones a realizar están por debajo de la categoría profesional del empleado al que han cambiado de puesto, éste seguirá cobrando el mismo salario que tenía en su anterior puesto de trabajo.

Lo que en ningún caso puede ocurrir por los cambios de puesto de trabajo, tanto ascendente como descendente, es que el trabajador sea despedido por la empresa por no adaptarte al nuevo puesto o no cumplir las expectativas que se esperaban de él.


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO
Artículos Recomendados

Artículos relacionados