¿Qué pasa con mi hipoteca si mi banco es comprado por otro?

El nuevo propietario debe respetar las condiciones que tenemos contratadas tanto en la hipoteca como en los préstamos y depósitos a plazo fijo

¿Qué pasa con mi hipoteca si mi banco es comprado por otro?
La hipoteca no desaparece aunque lo haga el banco
  • Si renegociamos la deuda cambiarán las condiciones

Barclays ha sido la última entidad en anunciar que abandonará la actividad de banca minorista en España. En los últimos años nos hemos acostumbrado a ver las fusiones y compras de bancos como algo normal. Hasta que nos enteramos de que la entidad en venta es la nuestra.

Automáticamente pensamos en sacar nuestro dinero de ahí lo antes posible. Si sólo tenemos una cuenta corriente y algunos recibos domiciliados podemos hacerlo para quedamos más tranquilos. Pero, ¿qué ocurre cuando tenemos ahí nuestra hipoteca? 

La hipoteca no desaparece


Si nuestro banco desaparece o es comprado por otro tendremos que seguir pagando la hipoteca. Lo mismo ocurre con el resto de préstamos. Eso sí, el futuro comprador tiene una serie de derechos y obligaciones:

Debe respetar las condiciones que tenemos contratadas, desde el tipo de interés hasta las comisiones o la ausencia de estas.

Pero si queremos renegociar la deuda tendremos que hacerlo con el nuevo propietario, y es entonces cuando aplicará sus propias normas. Podemos salir beneficiados o perjudicados, nunca se sabe.

Las condiciones de la hipoteca no cambian


Al igual que ocurre con la hipoteca, los depósitos a plazo fijo tampoco pueden cambiar de condiciones. Por tanto, la rentabilidad debe mantenerse hasta que venza el plazo. Después ya es cosa de la nueva entidad mantener, subir o bajar los intereses.

En lo referente a las cuentas bancarias las cosas cambian. Mientras no se produzca la venta las condiciones y el código IBAN siguen igual. Pero en el momento en que haya un comprador esto es lo que puede ocurrir:

El nuevo dueño puede revisar las condiciones. Si decide cambiarlas, tiene que avisarnos con suficiente antelación.

El código IBAN cambiará, por lo que tendremos que comprobar que las domiciliaciones y transferencias automáticas se realizan correctamente. Además, deberemos apuntar el nuevo código para las operaciones que hagamos de forma manual.

Si has visto cómo tu banco desaparecía, se fusionaba o era adquirido por otro puedes contarnos tu experiencia.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados