¿Qué ocurre con las cuentas bancarias cuando fallece el titular?

Debemos justificar ante el banco la defunción del titular de las cuentas bancarias y que somos los herederos

¿Qué ocurre con las cuentas bancarias cuando fallece el titular?
El banco debe informar de las cuentas bancarias
  • Los cotitulares tienen derecho a la mitad del dinero

Abrir y cerrar cuentas bancarias es algo que hacemos constantemente y que no supone mayor problema cuando somos los titulares. ¿Pero qué ocurre cuando queremos sacar el dinero o cancelar una cuenta cuyo titular ha fallecido? En el mejor de los casos no tendremos que pagar nada. Pero son bastantes los bancos que aplican una comisión en concepto de gastos de gestión que ronda entre los 80 y los 100 euros.

Vamos a ir por partes. Cuando una persona fallece hay que actuar en función de dos situaciones:

1. El fallecido era el único titular de las cuentas bancarias. Corresponderá a sus herederos gestionarlas. 

2. Hay un cotitular. En este caso, el otro titular podrá disponer del 50% del saldo disponible sin tener que pagar ningún impuesto por ello. El resto del dinero se distribuirá entre los herederos.

Derechos de los herederos de cuentas bancarias


Para justificar ante el banco que somos los herederos de las cuentas bancarias y que, por tanto, podemos disponer de ella como nos parezca, debemos presentar una serie de documentos:

El certificado de defunción. Puede solicitarse en el Registro Civil.

Copia autorizada del último testamento o, en su defecto, la declaración de herederos. Ambos documentos son expedidos por un notario.

El registro de actos de última voluntad. Este certificado demuestra si hay o no testamento, y puede pedirse en el Ministerio de Justicia.

El justificante de la partición de bienes. Debe solicitarse en el notario.

El justificante de pago (o exención) del Impuestos de Sucesiones y Donaciones. El importe depende de las Comunidades Autónomas.

Una vez hemos demostrado que somos los herederos, el banco tiene la obligación de informarnos de los movimientos y el saldo de las cuentas bancarias del fallecido. También debe entregarnos el dinero. 

Por último, hay que dejar claro que las personas autorizadas dejarán de serlo en el momento en que fallezca el titular. Y ojo a sacar el dinero antes de que el banco se entere de que el titular ha fallecido puesto que puede traer consecuencias legales.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados