Qué ocurre con la vivienda tras un divorcio

Una de las decisiones que se deben tomar en caso de divorcio es quien se quedará con la vivienda familiar. Conoce aquí cómo se decide el uso de este inmueble.

Qué ocurre con la vivienda tras un divorcio
Si ambos cónyuges no se pone de acuerdo, será el juez quien determine el uso de la vivienda

Son muchas las cuestiones que surgen cuando una pareja decide divorciarse, entre ellas, una de las que suele dar más quebraderos de cabeza es la de la vivienda.

Tras un periodo de vida en común, en un divorcio llega el duro momento de tomar ciertas decisiones. Sin embargo, este proceso puede complicarse si la pareja adquirió en su día un inmueble en propiedad y no llega a un acuerdo en el momento del divorcio.

A todo esto tenemos que añadirle el tema de la hipoteca o de los hijos, situaciones que pueden dificultar todavía más el divorcio. A continuación te explicamos más detalladamente cómo se decide el uso de la vivienda.

 

QUIÉN SE QUEDA LA CASA TRAS UN DIVORCIO


A la hora de definir el uso de la vivienda en un divorcio se tienen en cuenta dos aspectos principales, la situación económica de cada cónyuge y quién se hace cargo de los hijos.

En el caso de un divorcio sin hijos de por medio, una solución puede ser la de vender la casa, por lo que si existe un préstamo hipotecario hay que cancelarlo, y dividir las pérdidas o las ganancias entre ambas partes.

Sin embargo, la cuestión de la vivienda suele ser más complicada, sobre todo si hablamos de divorcio contencioso, es decir, que existe un desacuerdo entre ambas partes.
 

¿Quién tiene derecho sobre la vivienda familiar?

En España, existe la posibilidad de que el juez no atribuya de manera exclusiva el uso del inmueble a ninguno de los dos cónyuges, pero normalmente el cónyuge que se hace cargo de los hijos suele ganar esta batalla, ya que la decisión depende en gran parte de los sea más conveniente para propios hijos.

Por supuesto, esta sentencia no exime al otro cónyuge de sus obligaciones, como son los gastos de la hipoteca.

En caso de custodia compartida, el uso del inmueble suele concederse al cónyuge más desfavorecido, ya sea por problemas familiares, de salud, o porque posee menos ingresos.

De cualquier forma, debemos tener en en cuenta que, según la legislación española, el cónyuge que no se beneficie del uso del inmueble tiene derecho a una compensación económica.
 

¿Se puede otorgar el uso del inmueble por un plazo determinado?

La respuesta es sí. La sentencia de divorcio puede otorgar el uso del inmueble familiar por un plazo indefinido o también por un plazo determinado.

Por ejemplo, hasta que los hijos abandonen la vivienda o se independicen, o hasta que el cónyuge beneficiario encuentre un trabajo.
 

¿Qué pasa si el inmueble pertenece a uno de los cónyuges?

En este caso lo normal es que el cónyuge propietario se quede con el inmueble familiar. Sin embargo, si el otro cónyuge se queda con la custodia de los hijos y éste no posee ningún inmueble donde vivir, el uso de la vivienda se le otorgará a éste.

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados