¿Qué hacer en caso de no poder pagar la hipoteca?

La imposibilidad de pagar la hipoteca hace que el titular de la misma busque soluciones como el alquiler de la vivienda o intentar la dación en pago.

¿Qué hacer en caso de no poder pagar la hipoteca?
Existe por decreto la dación en pago, pero con condiciones muy rigurosas

La crisis económica más devastadora de las últimas décadas se ha llevado por delante los ahorros e ilusiones de multitud de españoles. Cuando parecía que trabajo, familia y hogar propio constituían una trinidad inmutable para una gran parte de la población, el estallido de la burbuja inmobiliaria acabó con todos aquellos inocentes sueños. La gente perdió sus trabajos, quemó los ahorros, propiciando entonces la imposibilidad de pagar la hipoteca

El problema se extendía entonces a las entidades bancarias que la habían concedido, las cuales exigían el pago de las cuotas pendientes, a menudo, repartidas a lo largo de 25 o 30 años. La opción de que el banco se quedase la casa y el antiguo propietario libre de la deuda no era viable.

Hasta que la presión social hizo que el gobierno tuviera que sacar en 2015 un decreto en el que permitía la dación en pago, salvo que con unas condiciones muy restrictivas y para situaciones extremas. Fue el Real Decreto-Ley de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de carga financiera y otras medidas de orden social.

Al común de los mortales que no puede pagar la hipoteca, el parche no ha parado su sangría económica ni la deuda con la entidad bancaria. Pero veamos algunas opciones sobre qué hacer si uno no puede pagar la hipoteca.

 

Opciones para poder pagar la hipoteca


 

Negociar con el banco

Tanto si el problema del impago acaba de surgir, como si es posible que suceda en breve. Esta situación suele darse cuando la empresa en la que trabaja el titular de la hipoteca comienza a despedir gente, inicia un ERE o incluso un concurso de acreedores. Hay que comunicárselo a la entidad bancaria, mostrar seriedad y nuestra intención de pagar la hipoteca.

Esta actitud genera que a menudo los bancos negocien y nos permitan por ejemplo un periodo de carencia de capital, donde durante dos años sólo pagamos intereses, reduciendo así la cuota mensual. Otra opción sería ampliar el tiempo para pagar la hipoteca, si por edad es posible, pasando de 30 a 40 años, disminuyendo así también el importe de cada mes.
 

Reducir gastos, aumentar ingresos

Aunque parezca de Perogrullo, es básico adaptarse a la situación actual. Si ya no se gana lo que antes, deberán desaparecer los lujos y demás gastos prescindibles y aumentar los ingresos, bien alquilando la casa mientras vivimos con familiares, alquilar habitaciones.


Dación en pago

Como indicamos anteriormente, la dación en pago fue incluida en un decreto del gobierno en 2015. Entre las condiciones para poder librarse de la deuda hipotecaria está la que indica que tiene que tratarse de un deudor de buena fe, lo que engloba:
 
  • Que la situación de insolvencia económica no haya sido provocada deliberadamente o con engaño del deudor. 
 
  • No tener condena firme por delitos relacionados contra el patrimonio, el orden socioeconómico, la Hacienda Pública y la Seguridad Social, falsedad documental, o haya atentado contra los derechos de los trabajadores en los 10 años anteriores a declararse en concurso de acreedores.
 
  • Que haya celebrado o intentado realizar acuerdos, de manera extrajudicial, para lograr un sistema de pagos o posibles quitas directamente con los acreedores. Para ello el acreedor debe disponer al menos del dinero necesario para satisfacer los gastos del mismo.
Una vez que se considera de buena fe, el acreedor hipotecario debe comparecer cuando sea requerido; no haber estado en concurso de acreedores en los últimos 10 años; estar de acuerdo en que se haga pública la resolución durante 5 años; no haber rechazado un puesto de trabajo acorde con sus capacidades durante los cuatro años anteriores someterse a un plan de 5 años para abonar las deudas no perdonables, como son las de derecho público (pagos a la Seguridad Social, alimentos).

Únicamente en este caso será posible liquidar lo que se llaman créditos privilegiados, como lo es la hipoteca. Entonces se puede entregar la vivienda para liquidar de una vez la deuda, lo que se denomina dación en pago.


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados