Qué hacer después de una entrevista de trabajo

Cuando salgas de una entrevista de trabajo, aún puedes tomar varias decisiones y ganar más puntos para el puesto. Demuestra que eres válido hasta el final.

Qué hacer después de una entrevista de trabajo
Apunta lo fundamental y sé agradecido

Relájate, lo peor ya ha pasado. Aunque también hay cosas importantes que puedes hacer después de una entrevista de trabajo, no sólo sentarte a esperar las buenas noticias. Éstas sólo vendrán si justificas tus capacidades hasta el último segundo.

Si nos lees con frecuencia, ya tendrás una idea de lo que debes hacer durante una entrevista de trabajo. En cualquier caso te lo recordamos con varios artículos de obligada lectura si estás en plena búsqueda de empleo. Conseguir una entrevista de trabajo no es fácil, por eso debes aprovechar la oportunidad a la perfección.

Las horas y días posteriores a la entrevista ya son otro cantar. El departamento de recursos humanos de la empresa ya conoce tus aptitudes y disponibilidad. Pero aún le queda por comprobar tu actitud ante la incertidumbre. ¿Quieres seguir destacando o prefieres quedarte ahí sentado?

 

QUÉ HACER DESPUÉS DE UNA ENTREVISTA DE TRABAJO


 

01. TOMA BUENA NOTA DE TU EXPERIENCIA

Cuando vuelvas a casa después de la entrevista, relájate y piensa en todo lo que se ha dicho. Tanto por tu parte como por la del entrevistador.

Ahora coge una hoja de papel y apunta esos pequeños detalles para que no se te olviden. Seguro que te habrán contado aspectos fundamentales del trabajo que deberás recordar: horario, labores que se van a realizar, incentivos...

Pero además es muy importante que examines tu discurso y tus respuestas a sus preguntas. ¿Has transmitido suficiente tranquilidad? ¿Podrías haber respondido algo más concreto? Vale que ya no se puede cambiar el pasado, pero analizarlo te servirá para mejorar el futuro.

 

02. ENVÍA UN EMAIL DE AGRADECIMIENTO

Es un paso que debes seguir siempre para aumentar tus posibilidades. Ser agradecido demuestra que el trabajo realmente te importa y estás ilusionado con el puesto.

Da igual cómo haya ido la entrevista, bien o mal. Dedica un tiempo a escribir un mail agradeciendo al entrevistador que te haya dado la oportunidad de darte a conocer.

Si dejas pasar demasiados días hasta que envías el email, darás la sensación de no estar demasiado interesado en el trabajo. Lo que también puedes hacer, si la entrevista no ha salido como esperabas, es exponer en el mail los puntos en los que crees que has fallado y cómo puedes solucionarlos.

 

03. MANTÉN EL CONTACTO

Antes de levantarte del sitio, pídele al entrevistador una tarjeta o agregarle en LinkedIn. Si en esta ocasión no eres el elegido para el puesto, podrás informarte de nuevas oportunidades a través de un contacto directo con la empresa.

Pero tampoco caigas en el error de cometer abuso de confianza. Tienes que asumir que eres un trabajador potencial para la empresa, y como tal, debes saber lo que puedes compartir con tu nuevo contacto.

 

04. APRENDE DE LOS ERRORES

Al hilo del primer paso: si la respuesta final no es la que esperabas, aprende para las siguientes entrevistas. Recuerda que para conseguir el trabajo que tanto deseas deberás ser perseverante y cuidar mucho los pequeños detalles.


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados