Qué hacer con la comida para niños para que no la rechacen

¿Se te hace difícil preparar la comida para los niños? ¿La hora de la comida se convierte en una ardua batalla? Te contamos algunos trucos y estrategias para que tus hijos coman con gusto.

Qué hacer con la comida para niños para que no la rechacen
5 trucos que te ayudarán a que tus hijos coman de todo



Preparar comida para niños no es fácil, y si además son malos comedores, debemos tener especial cuidado y mucha paciencia para que se lo coman todo.

Seguro que muchas veces esto te ha costado algún que otro cabreo y a pesar de todo no has conseguido que tu hijo se coma todo lo que tenía en el plato.

Lo que está claro es que no podemos dejar que nuestros hijos coman solo lo que les apetece, pues se tienen que habituar a llevar una dieta sana y equilibrada.

Para ayudarte en esta dura tarea, a continuación te presentamos algunos trucos y estrategias con las que conseguirás que la comida para niños luzca más atrayente.



5 trucos para que los niños más difíciles coman con gusto


 

1. Crea un ambiente adecuado

Ante todo, lo primero es crear un buen ambiente a la hora de la comer. Esto puede parece secundario, pero influye mucho en el apetito de los niños.

Prueba a apagar la televisión, sentaros a la mesa en familia y aprovechar este momento para conversar. Intenta no prestarle atención en exceso a tu hijo, no le observes ni le insistas demasiado para que coma.

Si consigues crear una atmósfera agradable, positiva y relajada, la hora de la comida también se convertirá en un momento agradable y positivo para el niño.
 
 

2. Atrae su curiosidad

A la mayoría de los niños no les gusta probar cosas nuevas, es lo que llamamos neofobia, el miedo a lo desconocido. Sin embargo, la monotonía también es aburrida, así que intenta que la comida sea atrayente y llamativa.

A la hora de elaborar la comida para niños es bueno incorporar las novedades y los nuevos alimentos poco a poco. Una solución es incluirlos en otros platos más habituales en el menú y que sean del agrado de los niños.

 

3. Disfraza la comida

Un recurso infalible para que los niños coman a gusto es disfrazar la comida y hacerla más apetecible. Para los más pequeños el truco del avión puede funcionar, sin embargo, nunca está de más sorprender al niño con nuevas propuestas.

Prueba a disfrazar la comida, puedes mezclar, por ejemplo, las verduras con otros alimentos más apetitosos, como la carne, las salsas o las pastas.

Incluso puedes crear divertidos diseños con la comida, ¿qué tal transformar las frutas y las verduras en simpáticos animalitos? Aquí encontrarás numerosas ideas para inspirarte.

 

4. Cocina con los niños

Estamos hablando de comida para niños, así que por qué no les hacemos partícipes también de la elaboración de los distintos platos que componen el menú, seguro que a tus hijos les encantará cocinar.

Además de pasar más tiempo con tus hijos, cocinar se convertirá en un juego para ellos, y en una experiencia muy positiva que favorecerá su adaptación con la comida y estimulará su apetito.

También puedes llevarlos contigo a hacer la compra. Piensa que aunque seas tú quien elija el menú, siempre puedes dejar que opinen y muestren sus preferencias entre las distintas opciones que tú les ofreces.

 

5. Predica con el ejemplo

Los niños aprenden por imitación, así que no te subestimes y disfruta de la hora de la comida como te gustaría que lo hicieran ellos, dales ejemplo.

De hecho, una solución para los niños con poco apetito es comer en familia. Si ellos te ven comer de todo, probablemente también acaben por hacer lo propio, y en el futuro incluirán, por su propia cuenta, esos alimentos en su menú diario.
 


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados